Por:

María Gabriela Amo.

Fonoaudióloga

Cirujano dentista

 

La estimulación cognitiva comprende todas aquellas actividades que puedan estimular, desarrollar, mejorar y mantener las capacidades cognitivas (la atención, la memoria, la concentración, el lenguaje, el cálculo y el racionamiento). Éstas nos permiten llevar a cabo actividades tales como reconocer a las personas que nos rodean, imaginar lo que voy a hacer mañana  o recordar lo que hice el día anterior.

Esta  guía tiene como finalidad orientar a los padres en las primeras etapas del desarrollo debido a la importancia que tiene la estimulación temprana en el óptimo desarrollo del cerebro del bebé, ya que potencia sus funciones cerebrales en todos los aspectos (cognitivo, lingüístico, motor y social). Mejorando las capacidades cognitivas se potencia la autonomía del individuo y su interacción con el entorno.

PRIMER MES:

Aprovecha los momentos de muda y del baño para darle suaves masajes en piernas y brazos.

Coloca tu mano en la suya par que pueda apretar tu dedo.

Acostúmbralo(a), mientras duerme, a los ruidos normales de la casa.

En los pocos momentos que se mantiene despierto, aprovecha de mirarlo(a) a los ojos, hablarle y cantarle.

Ayúdalo(a) a socializar dejando que otras personas lo carguen y también le hablen.

Muéstrale objetos de colores vivos y muévelos para que pueda seguirlos con su mirada.

2-4 MESES:

Cámbialo(a) constantemente de lugar para que se acostumbre a ver y oír cosas diferentes. Si el día está lindo puedes llevarlo(a) a dar un paseo en coche.

Cárgalo(a) de tal manera que pueda ver todo su alrededor y pásale los objetos a los que presta más atención.

Acerca a sus manos juguetes para bebés para que intente tocarlos. Pásale objetos de distintas texturas para que comience a diferenciarlas.

Coloca sonajeros en sus muñecas y juguetes con aros que él/ella pueda agarrar, verás cómo se entretiene cada vez que logra moverlos y estos suenan.

Aunque al principio de esta etapa aún no sostiene la cabeza, puedes tratar de sentarlo(a) con ayuda de almohadas, así estará más integrado(a) a su entorno.

Colócalo(a) de guatita y pasa un dedo por su espalda a lo largo de su columna, esto lo ayudará a intentar levantar la cabeza.

Toma sus pies y mueve sus piernas hacia su pecho, sí comenzará a ejercitar sus músculos.

Celebra sus logros, como por ejemplo cada vez que levanta la cabeza o da pataditas.

5-8 MESES:

Un entretenido juego para ellos es taparle su carita con una tela liviana e invitarlo(a) a que se la saque solo(a): felicítalo(a) cada vez que lo logre.

Ya comienza a diferenciar los sonidos por lo que es una buena idea que le coloques música y le cantes, no importa cómo lo hagas, él/ella sólo quiere escuchar tu voz.

Comienza a nombrar a todos los integrantes de la familia, ya puede reconocerlos y recordar sus rostros.

Comienza a nombrar objetos que están alrededor. Al final de esta etapa puedes esconderlos debajo de una tela e invitarlo(a) a que los descubra.

Repite todos los sonidos que emita, son sus primeros intentos de comunicarse.

Incentívalo(a) a gatear colocándolo(a) de guatita en el suelo y pon sus juguetes preferidos delante de él/ella para que trate de alcanzarlos.

Mantenlo(a) sentado(a) en el coche o sillita para que pueda estar más integrado(a) al entorno, pero no dejes de que pase mucho tiempo sentado(a); déjalo(a) en su cuna o al interior de un corral para que se mueva libremente dentro de él.

Colócalo(a) frente a espejos y deja que descubra su rostro. Si tú estás detrás, luego de los siete meses comienzan a reconocer y separar su imagen de la tuya.

Hazle muecas, en esta etapa les encanta imitar los gestos.

9-12 MESES:

Mientras lo vistes, toma y nombra las partes de su cuerpo. Al principio de esta etapa ya reconocen y usan sus manos. Enséñale a aplaudir y decir adiós cuando salgan de un lugar.

Aún siguen llevándose cosas a la boca, puedes aprovechar esto para enseñarles a tomar ciertos alimentos por sí solos como frutas y verduras cocidas.

Enséñale a sacar la lengua  y a repetir nuevos sonidos.

Pídele su ayuda en tareas fáciles como que te pase un juguete o que pase su cabeza por la ropa, etc.

Estimula su motricidad fina enseñándole a apilar cubos y a encajar figuras. Antes de sus primeros pasos permítele gatear por dónde quiera, eso incentiva su curiosidad por conocer el mundo.

Ayúdalo(a) a que se pare y de sus primeros pasos agarrado a tus manos. Al final de esta etapa ya caminará por la casa, afirmándose de las paredes y muebles que están a su alrededor.

Lahsen1

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here