…Por Rocío Morales Ruiz

¿Qué es un transgénico?

Un transgénico un Organismo Modificado Genéticamente (OMG) es un organismo vivo que ha sido creado artificialmente manipulando sus genes. La manipulación genética consiste en aislar segmentos del ADN (el material genético) de un ser vivo (virus, bacteria, vegetal, animal e incluso humano) para introducirlos en el de otro. Por ejemplo, el maíz transgénico que se cultiva en España lleva genes de bacterias, para producir una sustancia insecticida.

La diferencia fundamental con las técnicas tradicionales de mejora vegetal es que la manipulación genética permite franquear las barreras entre especies para crear seres vivos que no existían en la naturaleza. Se trata de un experimento a gran escala en que se nos involucra a todos en contra de nuestra voluntad.

El cultivo de transgénicos supone incremento del uso de tóxicos en la agricultura, contaminación genética, contaminación del suelo, pérdida de biodiversidad, desarrollo de resistencias en insectos y ‘malas hierbas’, riesgos sanitarios y efectos no deseados en otros organismos. Los efectos sobre el conjunto de los seres vivos son irreversibles e imprevisibles.

En el año 1983 nace la primera planta modificada transgénicamente. Veinte años más tarde ya encontramos 67,7 millones de hectáreas sembradas en el mundo. En el año 2010 su expansión explosiva y vertiginosa ya alcanzaba 148 millones de hectáreas sembradas alrededor del globo, particularmente en 6 países: Estados Unidos, Brasil, Argentina, India, Canadá y China.

Riesgos para la salud

Los riesgos sanitarios a largo plazo de los OMG presentes en nuestra alimentación o en la de los animales cuyos productos consumimos no se están evaluando correctamente y su alcance sigue siendo desconocido. Nuevas alergias, aparición de nuevos tóxicos, pérdida de eficacia de ciertos medicamentos o efectos inesperados son algunos de los riesgos.

Los OMG refuerzan el control de la alimentación mundial por parte de unas pocas empresas multinacionales. Son una de las armas predilectas de estos dictadores de la alimentación, y lejos de constituir un medio para luchar contra el hambre, aumentan los problemas alimentarios. Los países que han adoptado masivamente el uso de cultivos transgénicos son claros ejemplos de una agricultura no sostenible.

La solución al hambre y la desnutrición pasa por el desarrollo de técnicas sostenibles y justas, el acceso de los pueblos a los alimentos que producen y el empleo de técnicas como la agricultura y la ganadería ecológicas. La industria de los transgénicos utiliza su poder comercial e influencia política para desviar los recursos financieros que deberían destinarse a proteger las verdaderas soluciones a los problemas agrarios y alimentarios del mundo.

¿Cómo está la legislación?

Son muchos los alimentos transgénicos que se comercializan en Chile: aceites, margarinas, colados para niños, fideos, harina, productos lácteos, pan, hamburguesas, bebidas, salsas de tomates, vienesas, chorizos y galletas. Sin embargo, según un estudio de marzo del 2011 de la Usach, sólo el 22% de los chilenos dice saber qué es un alimento transgénico.

Chile aún no tiene una legislación que explícitamente prohíba o condicione la comercialización y consumo de alimentos transgénicos. Tampoco tiene un cuerpo jurídico sistematizado, sólo disposiciones sectoriales en materia agrícola, de salud, pesca y medio ambiente. Desde 2005 se está tramitando una moción en el Congreso Nacional que “establece la obligatoriedad de rotular los alimentos transgénicos” (Boletín N° 3818-11). Está en segundo trámite constitucional en el Senado. El texto obliga a las empresas encargadas de la producción de materias primas alimentarias u otros alimentos de uso humano, a indicar en su rotulación si utilizó algún transgénico y a explicitar cuál y en qué cantidad.

Actualmente, el Reglamento Sanitario de los Alimentos del Ministerio de Salud (Minsal), establece que los alimentos o materias primas modificados por medio de eventos biotecnológicos que presentan características nutricionales distintas a los alimentos convencionales, deben mencionar su naturaleza transgénica en sus rótulos. Sin embargo, existe una serie de productos, cuyo envasado o etiquetado no hace la mención correspondiente.

También está el Decreto N° 115 de 2003, del Ministerio de Salud, que exige que en el etiquetado de alimentos se informe si corresponde a un organismo que ha sido manipulado mediante biotecnología, pero no menciona específicamente a los transgénicos. Hay otros dos decretos que tocan específicamente el tema, pero como no fueron publicados por el Diario Oficial, nunca entraron en vigencia.

¿Cómo puedo actuar?

No compres transgénicos!

Para garantizar una cadena alimentaria libre de transgénicos y de sus derivados, debemos seguir rechazando su empleo por parte de la industria. Compra productos de la lista verde.

Hazte observador de transgénicos

En www.greenpeace.org/espana/campaigns/transgenicos, en la sección de Observadores de Transgénicos encontrarás las explicaciones: es tan sencillo como mirar las etiquetas de los productos que te encuentres en el mercado y verificar si alguno de los ingredientes es transgénico. Si se encuentra alguno, sólo hay que anotar los datos del producto (marca, fabricante, distribuidor, ingredientes modificados genéticamente), los datos del lugar dónde se ha encontrado (nombre de la tienda, localidad, fecha) y, si es posible, sacar una foto y, posteriormente, informar y difundir a través de las redes sociales.

Devuelve los productos transgénicos

Si compras sin darte cuenta un producto cuya etiqueta indica que contiene transgénicos, pide al comerciante que te lo cambie o que te devuelva el dinero. Pide a tus amigos que hagan lo mismo.

Compra productos ecológicos

En la agricultura y la ganadería ecológicas no está permitido el uso de transgénicos ni sus derivados. Por lo tanto todos los productos que lleven un sello que certifique su producción ecológica no llevan transgénicos. 

** Datos tomados de: www.ley de semillas.com, la tercera 17 de abril del 2011, legislación chilena-biblioteca del congreso nacional, guía roja y verde de los alimentos Greenpeace, www.yonoquierotrangenicos.cl

 

 

Mediale

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here