…Por Silvana Di Monte

Anna Carla, es una abuela, de las que llamamos atípicas, puedes conversar con ella horas; de temas esotéricos, psicológicos, de cocina (es una excelente gourmet) osea de la vida y te dará siempre un buen consejo. Ella ha aprendido a ver la vida de manera positiva y gozar cada momento. En esta entrevista nos enseña que nada es imposible.

-¿Cómo te  cambió la vida cuándo nació tu primera nieta?

-Fui abuela muy pronto, mi última hija tenía sólo 8 años y yo no estaba preparada tenía 46 años.

Hoy  tengo 59 años, llevo 36 años  casada, 3 hijas y una familia hermosa. Cuando se es abuela uno cree que ya le llega la vejez, uno  recuerda a su abuela..¡Y por Dios!!!!! Yo la vi siempre muy grande..Jajajaj!!!!! (para no decir vieja)

-¿Alguna receta para las parejas jóvenes para que dure un matrimonio?

-No, receta no hay cada pareja es distinta. Sólo aceptarse y paciencia. Esa hay que tener harta.

¿Fuiste una mamá que tuvo que salir  a trabajar?

-Como mamá me dediqué toda la vida a cuidar a mi familia, desempeñando alguna vez trabajos que no duraron en el tiempo, pero que en su momento me dieron mucha satisfacción.

Quise terminar mi carrera universitaria y postulé nuevamente a la Universidad, me tomaron examen…pero…mis hijas  eran  más importante, y a pesar de haber quedado aceptada, no pude entrar,  los horarios de las clases no fueron compatibles con la casa.

-¿Sientes nostalgia por lo que dejaste de hacer?

De esos tiempos sólo quedan el recuerdo y la nostalgia de lo que pude hacer y no hice, o mejor lo que debí hacer y no luché para  que ocurriera.

Con esta premisa, me dije, que cuando se me presentara algo esta vez no lo dejaría volar y me agarraría firmemente a lo que deseara.´

-¿Qué haces como abuela?

-Como labor de abuela me ha tocado participar en las actividades escolares de mi nieta, la voy a buscar todos los días al colegio, y eso me permite ser su confidente. Muchas veces he sido su profesora particular, acompañante a todas sus actividades deportivas y sociales, visitas al dentista etc. Ella es la mayor y tiene 13 años. Los días sábados  viene a mi casa y aprende a cocinar conmigo.

Con la más chica 3 años tuve el placer de cuidarla cuando tenía sólo 1 año, sus padres me la confiaron ya que ellos se fueron de vacaciones.

-¿Confían en ti tus hijas  para dejarte a tus nietas?

-Lo más maravilloso de mis hijas es que me han dejado participar en el desarrollo de sus hijas, tengo todo el amor y la confianza de ellas.

-¿Qué quieres dejarles a tus nietas?

-Con mis nietas quiero trascender y que me recuerden con cariño. Les he transmitido mis tradiciones familiares, sé que ellas harán lo mismo con los suyos.

-¿Te dedicas sólo a ellas y a tu familia?

-A esta edad llega como la clara visión de lo que uno quiere o desea, se logra tener la libertad suficiente para emprender nuevos desafíos.

-¿Cuáles fueron tus desafíos?

-Fue así como 3 años atrás, en una comida entre amigos, me encontré con un entrenador físico y me propuso que me integrara a su grupo de entrenamiento,  tres veces a la semana y a las 5:45 am. Yo nadaba  todos los días y lo hacía  a las 6 de la mañana y hace tres años que comencé a entrenar para correr  maratón.  La constancia y el deseo de superarme me hizo entrenar y proponerme que al año correría mis primeros 10 Kms, y así fue. Hoy hace 2 años que corro, he llegado hasta correr 26 Kms.

-¿Cómo te sientes haciendo actividad física?

-Nada me detiene, soy una abuela distinta, me rodeo de gente joven, he conquistado nuevos amigos, y con ello muchos años menos. Me siento joven, siento que se puede, sólo hay que proponérselo.

-¿Qué dice tu familia?

-Mi familia me ha acompañado en esta aventura y se sienten muy orgullosos de mí.

 ¿Qué consejos mandarías a los abuelos?

-No se duerman en los sueños, se puede hacer lo que uno se proponga, sólo hay que decir ¡¡¡SI PUEDO!!!!!!!

Mediale

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.