…Por Revista Bienestar y Salud

“Más que el talento, lo que me llevó al éxito fue mi fortaleza”.

El 2017 ha sido como el kilómetro 43 para Erika Olivera. La maratonista nos cuenta sobre cuáles son sus planes a futuro, cómo vive el presente y de lo significativo que fue el deporte en momentos difíciles.

Se avecina el mundial de atletismo de Londres y Erika Olivera (41) es la única maratonista chilena con marca para presentarse, sin embargo su cabeza está enfocada en otras actividades. Hace años la corredora criada en Puente Alto viene diseñando lo que está siendo su vida fuera de las competencias deportivas que tantos triunfos le dieron. Tras correr la prueba de maratón en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 ponía fin a una trayectoria de más de dos décadas, sin antes convertirse en la primera maratonista en finalizar en cinco citas olímpicas la mítica distancia de 42 kilómetros. Ahora, con numerosas medallas que recuerdan su carrera, Erika Olivera tal como lo dicta su personalidad, permanece en movimiento y ya se encuentra ocupada  en prolongar su labor como entrenadora en el Club Deportivo que lleva su nombre y en un Team de Runners a punto de debutar. “Me apasiona ser entrenadora. Ir a la pista o donde sea a ver a los atletas correr y poder traspasarle mis conocimientos”. Entre medio, la mujer record está ad portas de rendir su examen de título en ingeniera de ejecución en administración de empresa. “Sabía que independiente del proyecto en que me involucrara debía estudiar para estar más preparada”. Y aunque muchos no lo sepan, mediante el Movidech continua en la arena política (luego del traspié de su candidatura a diputada), preparando fórmulas para ayudar a mejorar la realidad de los deportistas y de la sociedad chilena en general.

De igual a igual

“Le tenía temor a los 42 kilómetros. Una vez que me vi corriendo la maratón tuve la convicción absoluta de que si entrenaba correctamente me podía ir muy bien”.

-¿Cómo se fue forjando tu carácter de persona luchadora?

-Vas creciendo de acuerdo a las experiencias que la vida te va entregando. En mi caso desde pequeña me tocó vivir situaciones complejas que me fueron convirtiendo en una niña agresiva y a la defensiva. Esas características de mi personalidad, una vez que me sentí más madura, pude utilizarlas de manera positiva en el deporte. Ingresar en el mundo del deporte me hizo las cosas más llevaderas y me convirtió en una persona más tolerante. Tener un carácter fuerte me sirvió mucho al pararme en una línea de largada. Me permitió ver a las demás competidoras de igual a igual, sin sentir ese miedo que muchos sufren. En varias oportunidades, en el papel no tenía posibilidad alguna de ganar, pero gracias a mi personalidad pude salir victoriosa.

-¿Qué te hizo querer ser una atleta?

-Trotaba desde muy pequeña sobre todo para conseguir una tranquilidad mental, pero lo de ser atleta lo llegué a considerar realmente a los 18 años. Antes, aunque competí, no me veía el atletismo como carrera. Al salir del colegio tomo la decisión de convertirme en deportista profesional. A partir de ese momento mi vida se transformó en únicamente entrenar. Ese mismo 1994 obtengo un séptimo lugar en el mundial juvenil. Posteriormente gano el sudamericano juvenil  con record. Gano los juegos Odesur. Bato el record chileno. De ahí en adelante vi muy claro que eso era lo mío.

-¿Destacabas por un talento innato o portabas otras herramientas?

-Más que el talento, lo que me llevó al éxito fue mi fortaleza. Había muchas otras compañeras en la que observaba condiciones naturales superiores a las mías. En esos años a nivel regional yo estaba del quinto lugar para atrás. Mi desarrollo como deportista tiene como distintivo el arduo trabajo.

-Tus primeras carreras eran en (1.5, 3, 5, 10 mil) ¿Cuándo y por qué pasas a correr maratones?

-Ricardo Opazo, el entrenador que me formó y con el que obtuve los resultados más importantes de mi carrera, siempre me dijo que podía llegar a ser una maratonista. Yo me sentía reacia a esa idea, pensaba “es demasiado entrenamiento, excesiva distancia”. Le tenía temor a los 42 kilómetros. Una vez que me vi corriendo maratón tuve la convicción absoluta de que si entrenaba correctamente me podía ir muy bien. A los 19 años corro mi primera maratón y a los 20 estoy corriendo mi primer juego olímpico en la especialidad. Mi visión de la maratón a esa altura era totalmente diferente a la del principio. Fue la prueba que más fácil llegué a dominar.

Retiro: “Quise que el proceso del retiro fuera de felicidad, alegría, no de tristeza y nostalgia”.

-La mayoría de los deportistas no están ni cerca de los 40 antes de cerrar sus carreras ¿Qué te hizo seguir corriendo profesionalmente hasta hace poco tiempo?

-Tal como uno se planifica para conseguir metas deportivas, uno tiene que planificarse para dejar cosas atrás. Es muy difícil retirarse de un día para otro, por eso a lo largo de mi vida aprendí que los procesos hay que vivirlos. Quise que el proceso del retiro fuera de felicidad, alegría, no de tristeza y nostalgia. Luego de las Olimpiadas de Atenas (2004) donde llegué lesionada  fue la primera vez que pensé en el retiro. Lo que no ocurrió porque sentí de vueltas las ganas de seguir en actividad. Para esta vez la decisión del retiro estaba mucho más trabajada, cosa de que no sienta las ganas de echarme para atrás. Hoy tengo la plenitud de decir cumplí con los procesos y aunque muchos me digan que siga compitiendo estoy tranquila con mi elección.

-¿Tus planes a futuro acompañaron el proceso?

-A la par con mi último tramo de carrera deportiva fui trabajando nuevos proyectos. El 2013 entre a la universidad  a estudiar ingeniera de ejecución en administración de empresa, todo para tener otras herramientas el día de mañana. Con mi preparación académica puedo seguir ligada al deporte pero desde otra área.

-¿De qué manera te gustaría ejercer la administración de empresas?

-Tengo las puertas abiertas en la compañía que me auspició toda la vida (Carozzi). Por otra parte estoy viendo los primeros frutos de algunos proyectos que vengo trabajando desde hace años. Estoy en una etapa de definición, espero de aquí a corto plazo saber dónde voy a estar. Por ahora administro mi club deportivo. 

Entrenadora

“Necesitamos expandir las instancias en donde los niños puedan desarrollar sus interés personales como es el deporte, las artes, las ciencias…”

-Cuéntame sobre tu labor como entrenadora

-Armé el Club Deportivo Erika Olivera (YKA) el 2004, allí aparte de gestionar el club me dedico a entrenar a los atletas. En el IKA tenemos escuelas formativas en distintas comunas de la Región Metropolitana y seleccionados nacionales. Esas escuelas están dirigidas por atletas que se formaron con nosotros y que estudiaron alguna carrera relacionada con la educación física. El origen del club se basa en recibir a los pequeños que no tiene los recursos para entrenar en clubes más grandes. En paralelo estoy formando el Team Runner Erika Olivera para lanzarlo este mes en el parque bicentenario. El objetivo de este equipo es darles cabida a esos corredores no enfocados en la competencia, poder estar en contacto con los runners, compartir, hacer vida social y además ayudarlos a perfeccionarse.

-¿Qué visión tienes de las nuevas generaciones?

-Actualmente cuesta muchísimo motivar a las nuevas generaciones porque existe mayores distracciones que en el pasado. La tecnología con todas sus bondades, nos está jugando en contra. En el presente la mayoría de los chicos prefieren estar conectados al celular o la computadora antes que realizar actividad física. Otro factor que afecta el desarrollo deportivo de los jóvenes es la jornada escolar completa. Un horario tan extenso sumado al estudio que se llevan para la casa va muy en contra de los espacios deportivos. Cuando empecé a formar niños el estadio se me llenaba, implementándose la jornada completa, más de la mitad desaparecieron.

Política

“Ver que todo sigue igual y a nadie le interesa me lleva a preguntarme porque debo bajar los brazos”.

-¿Descartadas la posibilidad de postularte a diputada nuevamente?

-Es una ventana que sigue abierta. Mi anhelo político nace el 2007 a raíz de la mala experiencia que viví como deportista. Año en que de parte gobierno me negaron la beca dejándome totalmente desamparada. Busqué por todos lados una respuesta para poder defenderme, pero nadie fue capaz de dármela. En ese momento me dije, necesitamos a alguien que pelee por los derechos del deportista. De a poco empecé a instruirme distintas materias y el 2012 decido entrar en política. Al poco andar me di cuenta que sola  era imposible, así que me puse a tocar puertas y llevar mis planteamientos a los partidos. Ninguno se interesó, hasta que un día me llaman de Renovación Nacional para ofrecerme su apoyo. No me gustaba la idea de ser vinculada a un partido, pero lo tomé como un medio. Al hacerse pública mi candidatura el 2016 hubo una parte de la personas que me atacó mucho, lo que me afectó bastante, entonces bajé mi candidatura.

-¿Qué ha cambiado?

-Hoy me siento más preparada. De hecho, acabo de aceptar formar parte de la comisión deportiva del comando de Sebastián Piñera. Dentro de las instituciones del deporte hay una crisis muy grande. Existe mucha basura acumulándose de años. Ver que todo sigue igual y a nadie le interesa me lleva a preguntarme porque debo bajar los brazos. Hace dos años fundé junto a otros deportistas un el Movidech (Movimiento de Deportistas Chilenos) y empecé a trabajar en un proyecto de ley. Presentamos el proyecto y por lo que veo está durmiendo el algún escritorio. Yo me retiro después de 24 años representando a chile sin previsión de salud, sin jubilación, sin prácticamente nada. Algo debe cambiar.

Salud

“La vida sana se hace una costumbre”

-Para recuperarte de alguna lesión o para fortalecer la condición física ¿utilizas solo métodos convencionales o has utilizado métodos alternativos?

-Tengo cuatro discopatías y dos hernias cervicales. Cuando empecé a tratarme estas lesiones apareció la acupuntura, método con el que tuve buenos resultados. Lo que más utilizo de la medicina natural son las hierbas. Toda mi vida después de las comidas me tomo mi taza de agua caliente con menta, paico, matico, boldo u otra. Un deportista necesita tener un estomago libre de acidez o hinchazón. En mi vida como estudiante empecé a beber mucho mate para acompañar mis noches.

-¿Conservas hábitos de vida sanos o te desordenaste un poco?

-No, porque finalmente la vida sana se hace una costumbre. El cuerpo nunca me pide cosas como chocolates, helados y esas cosas. Además quiero seguir manteniéndome bien. Mi actividad física actual incluye trotar de repente, normalmente 10 kilómetros y también hacer ejercicio en un pequeño gimnasio que estoy armando acá en la casa. Me gustaría meterme a natación apenas el tiempo me lo permita. Si no he podido ejercitarme durante el día, siempre me doy unos minutos en la noche para hacerlo.

-¿Qué es para ti un maratón?

-El maratón representa mi vida. Todo ese trayecto de largo aliento que me tocó recorrer. Mi vida ha sido una larga carrera en la que he superado varios obstáculos. En el maratón y en la vida logré el éxito. Ambos procesos fueron bastantes largos antes de cruzar la meta.

Lahsen2

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here