…Por Silvana Di Monte

En la sociedad actual notamos con preocupación la pérdida de protagonismo de los abuelos en el núcleo familiar. Siendo, sin embargo, el adulto mayor una gran fuente de conocimientos adquiridos a partir de sus experiencias, y sin duda alguna una pieza fundamental en la familia.

Y es que la presencia de los abuelos en la vida de los nietos es un recurso de gran valor, como señala Silvana Di Monte autora del libro “Yo, el profesor de mis nietos”, explica que la participación de los abuelos en la etapa escolar de los niños será beneficioso para ambos; mientras que el adulto mayor ejerce un papel activo en la familia, el niño sentirá apoyo y motivación al realizar sus labores. “Abuelo y nieto deben involucrarse en la parte afectiva y emocional desde que el niño es muy pequeño. Cuando los niños vayan al colegio serán los abuelos los seguidores de esta etapa escolar, pero sin presionar, evitando ser invasivo, representando más bien una ayuda adicional”, indica.

Una realidad social

“En las zonas vulnerables tenemos abuelos muy jóvenes, abuelos de 40 años e incluso menos, en familias donde todos trabajan, pero siempre hay alguien adulto ya bisabuelo que se queda con los niños y no es tan anciano, hay algunos que no saben leer ni escribir pero se hacen cargo de los niños”, explica Di Monte, Profesora de Educación Básica y Psicopedagoga, será suficiente entonces que el adulto se siente con el niño a hacerle compañía mientras éste hace la tarea, sin importar el grado de escolaridad del abuelo.

Es importante crear estos vínculos con el pequeño desde temprana edad. “La idea es que estos abuelos inculquen y enseñen valores positivos a sus nietos, conocimientos y tradiciones, involucrar a los niños con sus raíces, en este sentido es necesario rescatar al abuelo para que se haga parte de la familia”. Además, sostiene que en los casos de situaciones vulnerables existe otra necesidad, la necesidad social de que estos niños no estén abandonados.

Aprendiendo de los abuelos

Es a través de sus cursos y talleres que Silvana intenta rescatar la participación de los abuelos en el aprendizaje sus nietos, hace ya más de dos años lleva a cabo un programa con el mismo nombre del libro: “Yo, el profesor de mi nieto”. Realizando actividades didácticas con los abuelos para que puedan ellos replicarlas luego en casa con sus nietos. Áreas de interés como matemáticas, lenguaje y ciencia, son abordadas en estos talleres. Además de actividades culturales y ejercicios para la memoria. “Se hacen actividades luego de las charlas, rompecabezas, crucigramas, con la idea de hacer lo mismo con los niños. El abuelo con material que tenga en casa podrá enseñarle al niño y lo más importante, creará vínculos”, dice y agrega: “estamos rescatando la familia, rescatando que ese abuelo, ese bisabuelo, esa persona que se hace cargo del niño, que lo ve con cariño, tenga las ganas de apoyarlo, que lo acompañen, que lo hagan además con un poco más de conocimiento y que creen un vínculo afectivo”.

Las recomendaciones para los abuelos

  • Crear vínculos afectivos con los pequeños desde temprana edad.
  • Tomarse al menos un día a la semana para visitar al niño, tomar once y luego ayudarlos en su tarea.
  • Aprovechar instancias de entretenimiento como paseos y salidas familiares, para conversar y entregar información de interés para el niño, lo importante es comunicarse.
  • Si no hay instancias para reunirse la ayuda puede ser incluso por internet.
  • El abuelo que se involucra permanentemente con el nieto rejuvenece e incluso se siente más saludable.

 

 

 

Lahsen2

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.