…Por Silvana Di Monte

Las Funciones Básicas son los aspectos de la madurez del niño que son relevantes para lograr ciertos aprendizajes en especial el de la lecto-escritura y que condicionan el proceso de apresto.  La madurez se refiere a que el niño (a) al ingresar al sistema escolar posea un nivel de desarrollo físico, psíquico y social que le permita enfrentar adecuadamente dicha situación y sus exigencias. Estos niveles son importantes de desarrollar en el niño para que logre adaptarse a situaciones nuevas. En el desarrollo de las funciones básicas intervienen  factores como la madurez psicológica, biológica y también la nutricional. Es importante destacar que hay una diferencia entre la edad cronológica del niño (a), donde se involucran las habilidades cognitivas, emocionales y neurológicas  y una edad madurativa para el aprendizaje, la cual involucra la calidad y el ritmo de aprendizaje. Esta maduración muchas veces no coincide con la edad cronológica y ubica al escolar en un nivel distinto a su edad cronológica. Por lo tanto un desarrollo deficiente en las funciones básica tiene como consecuencia  una disarmonía cognitiva y el fracaso escolar.    El tratamiento específico para desarrollar las funciones que presenta el niño (a) bajo la media es:

*Enfocar la atención en la coordinación viso motora, memoria inmediata, memoria motora, memoria auditiva, memoria lógica, pronunciación (expresión oral), coordinación motora, atención y cansancio.

Las principales áreas de las Funciones Básica son:

Percepción auditiva, visual, kinestética (movimiento)

 Madurez social  y capacidad para diferenciar la motricidad gruesa y fina

Las  funciones cognitivas como el lenguaje, orientación espacial expresiva y el esquema corporal.

Las nuevas formas de comprender los conceptos de leer y escribir, llevan a afirmar que las funciones básicas, tales como “la discriminación visual y auditiva, la motricidad fina, el esquema corporal, la lateralidad, el desarrollo de la función simbólica, el dominio del lenguaje oral, la socialización, si bien son variables que conciernen a los actos de leer y escribir y forman parte de ellos, no son la lectura”; significa que el niño puede comenzar el aprendizaje  de la lectura y la escritura a muy temprana edad, aunque no tenga el dominio del mecanismo de la decodificación o no esté definida su lateralidad.

Existen en el mercado diferentes evaluaciones para detectar si el niño (a) ha logrado desarrollar adecuadamente las habilidades y competencias para enfrentarse armónicamente a los desafíos del aprendizaje. Es útil realizarlo antes de que se escolarice para trabajar las áreas que presenta deficitarias con un profesional para que estimule dichos aprendizajes.

Lahsen2

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.