…Por Revista Bienestar y Salud

Los cambios de casa repercuten, al igual que en las personas, profundamente en las mascotas. Los animales pueden sentir confusión y ansiedad, no obstante podemos ayudarlos.

Uno de los eventos domésticos más exigentes que enfrentamos las personas son las mudanzas. En ellas, abandonamos recuerdos, debemos planificar más de la cuenta y por otro lado, estamos obligados a cargar muebles o por lo menos reubicarlos. Con solo pensar en trasladar nuestras pertenencias a otro lugar en muchas personas aflora la tensión. Uno de los factores más sensibles en un cambio de casa es el de dejar atrás un espacio que constituyó para ti y tu familia un hogar. Un lugar al que después de un tiempo de ajustes te habías acostumbrado. En medio de toda esta agitación hay que ser conscientes de que nuestras mascotas están experimentando ansiedad, ya que al igual que nosotros son animales territoriales que han construidos rutinas y hábitos, los que de finalizarse de un día para otro, podría afectarlos. El día de la mudanza es habitual tratar a las mascotas como si fueran un mueble más de la casa, cuando en realidad ese perro o gato es un ser sintiente en presencia del desmantelamiento de su universo. Pensemos que al fijar nuevo domicilio, todos esos olores, sonidos del vecindario, rincones, vitales para los animales de hogar, se pierden de un momento a otro. No es menor el impacto, por lo mismo es clave hacérselos más grato.

Preparándose

La primera acción que recomiendan los expertos es realizar una visita a la nueva casa junto a la mascota, de modo que conozca el lugar y de esta forma se familiarice con la que será su casa y barrio. Asimismo es aconsejable pasar a saludar a los vecinos, saber si tienen animales y cuál es su reacción frente a la estadía de un nuevo animal. A su vez se sugiere que si el perro o gato va a ser transportado en un canil, este vaya entrando en contacto anticipadamente con él. Los días previos al cambio de casa, cuando estamos empacando, será positivo incorporar al animal para que vaya asimilando el movimiento, no es bueno aislarlo como se podría creer. Sin embargo, para el día de la mudanza es mejor encargárselo a un conocido, ya que ver transitar a varios desconocidos podría estresar a la mascota. Al momento de abrir la puerta del nuevo hogar debemos dejar que el perro o gato recorra libremente el lugar y aprovechar de instalarle un espacio (canil, juguetes, cama) por si llegara a sentirse nervioso y necesitara cobijarse allí.

Adaptación

En el periodo de adaptación ir observando a las mascotas es fundamental. Simultáneamente resulta recomendable vigilar puertas o ventanas previendo una eventual fuga del animal. Con los gatos hay que prestar especial atención, los que salen de cacería podrían no reconocer el camino de regreso. En ese sentido, es importante, pasear varias veces con la mascota antes de dejarlas salir solas. No esta demás que el animal siempre lleve puesto un collar con su placa identificadora. Es frecuente que la salud de la mascota se vea alterada por los cambios. Algunas pueden perder el apetito, deprimirse o tener accidentes por desconocer el lugar.

Rutinas

Instalados en la casa nueva se deben incorporar las mismas rutinas que la mascota tenía antes para que se acostumbre al nuevo hogar. Por lo natural, le costará unos días identificar que está en su nueva casa, así que muéstrale toda la atención posible para que se sienta protegido. Probablemente llore el estar solo las primeras semanas. Por lo mismo intenta ir dejándolo  de manera gradual para que el perro o gato entienda que no lo estas abandonando.

Una buena adaptación tiene que ver con que la mascota continúe con sus hábitos anteriores, mantenga una personalidad activa y no presenta modificaciones corporales. Un “estado de alerta” persistente, por ejemplo, eleva su frecuencia cardíaca y aumenta su nivel de consumo energético. Esto provoca  debilidad en el animal y sus defensas disminuyen drásticamente, aumentando la propensión a enfermedades. Si apreciamos a la mascota distinta por un periodo extenso es un buen momento de consultar a un veterinario.

 

Paimún

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.