El sol y el calor son los principales protagonistas durante la época estival. Sin embargo, pueden llegar a ser los peores enemigos de nuestra salud producto del mal uso que muchas personas hacen de los ventiladores y el aire acondicionado en las oficinas y el comercio.

Según el médico broncopulmonar de Clínica Vespucio,  Dr. Javier Cerda,  los cambios bruscos de temperatura en verano pueden provocar resfriados, los que duran entre cinco y siete días. Sin embargo, advierte, se deben tener claras las diferencias entre estos cuadros virales y las alergias, dado que muchos pacientes  confunden su diagnóstico.

Las principales diferencias entre un resfrío y una alergia

-Romadizo: Es un síntoma para ambos. Se produce moco líquido y claro, pero si tiende a ser amarillo o verde puede tratarse de una infección respiratoria.

-Molestias generales: El dolor de garganta o malestar general son indicios de un resfriado o gripe, muchas veces producido por fiebre o inflamación de glándulas.

-En general, los síntomas del resfrío surgen en forma gradual, no súbitamente, como en el caso de las alergias.

Los resfriados duran cerca de una semana, mientras que las alergias pueden durar mucho más tiempo mientras se esté expuesto al agente que lo produce (polen, polvo, etc.)

“Ante cualquier cuadro respiratorio que produzca fiebre durante más de tres días seguidos, se debe consultar con un médico, dado que los resfriados pueden favorecer otros cuadros bacterianos”.

Recomendaciones para evitar enfermarse

-No exponerse a cambios bruscos de temperatura.

-Apagar el aire acondicionado 15 minutos antes de salir al exterior.

-Mantener el aire acondicionado lo más suave posible.

-Aumentar el consumo de líquidos (aguas e infusiones).

-Lavarse las manos con frecuencia.

-Evitar el exceso de ropa de abrigo.

-Cubrir la garganta y la boca en ambientes fríos.

-En caso de estar resfriado, no bañarse en piscinas ni ríos.

Tratamiento para el resfriado.

Tomar una ducha caliente: El vapor del agua caliente te ayudará a expulsar la mucosidad y reducir la congestión nasal. Procura inhalar el vapor lentamente y después intenta toser o sonarte para liberar tus vías respiratorias. Según algunos expertos del Centro del Resfriado Común de Cardiff (Reino Unido) meterse 20 minutos en una bañera con agua caliente activa tus defensas y puede frenar el avance del virus en la nariz.

Beber zumo de naranja: La vitamina C protege las mucosas de nariz, faringe y laringe, evitando que se inflamen y produzcan más mucosidad. Además, la vitamina C que encuentras en la naranja o el kiwi, puede acortar un día la duración del constipado pues son alimentos que disminuyen la mucosidad.

Combinar própolis y equinácea: Esta combinación es uno de los mejores remedios naturales pata curar el resfriado sin medicamentos. Y es que, el própolis te ayudará con el dolor de garganta gracias a sus propiedades antivirales y antiinflamatorias. La equinácea por su parte potenciará las defensas del cuerpo para combatir el virus y las bacterias.

Beber mucha agua: Estar bien hidratada puede ser clave para eliminar la mucosidad, aliviar el dolor de garganta y reponer los líquidos que haya podido perder tu cuerpo si tienes fiebre. Es importante evitar el alcohol, porque deshidrata y podría dificultar tu proceso de recuperación.

Comer alimentos calientes: Intenta tomar zumos, verduras o caldos, sobre todo de pollo ya que según un estudio de la Universidad de Nabraska (EE.UU) reduce la inflamación de las mucosas de la nariz, la garganta y los pulmones, aliviando los síntomas del resfriado.

Utilizar dos almohadas: Tener la cabeza ligeramente elevada mientras duermes puede ayudarte a respirar mejor. Lograrás que la mucosidad baje y no se acumule en tu nariz, pecho o garganta.

 

 

Mediale

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.