Famoso en japón y en el resto del continente asiático, este novedoso alimento se obtiene a través de un proceso especial de cocción que incrementa en diez veces las propiedades curativas del ajo tradicional.  y lo mejor es que no tiene ese olor ni el sabor característicos, para algunos desagradable, del ajo crudo. a continuación, te contamos todos los beneficios de incorporarlo a la alimentación diaria.

Si bien aún se encuentra poco difundido en Occidente, el ajo negro tiene cada vez más adeptos en esta parte del mundo. Pero, ¿qué es, en realidad, este nuevo alimento? Se trata de la cabeza de ajo común sometida a un proceso de cocción y fermentación en hornos especiales, con temperatura y humedad controladas, que dan como resultado el ajo negro, denominado así por el color que toman sus dientes después de cocidos.

Un descubrimiento casi accidental

Como bien sabemos, los orientales son grandes consumidores de ajo. Pero, como a la mayoría de las personas en el mundo, no les agrada su fuerte y persistente olor. Justamente, en un intento por reducir el característico aroma de este vegetal, un científico japonés descubrió el ajo negro. En una de sus tantas pruebas, sometió durante un mes una cabeza de ajo entera, con todas sus coberturas y sus cáscaras, a un proceso de ahumado y fermentación, manteniendo una determinada temperatura y nivel de humedad. Luego de ese período, el científico descubrió que el ajo había tomado un tono oscuro, su sabor se había atenuado y había perdido el 97% del olor que originalmente tenía. Pero además, luego de analizarlo, comprobó que los componentes comunes que posee el ajo y sus propiedades, habían potenciado en forma asombrosa: sus virtudes habían aumentado en diez veces.

A su vez, luego de este proceso de cocción y fermentación, el ajo adquiere un sabor delicioso -un tanto dulce- y su consistencia se vuelve blanda, lo cual lo hace muy fácil de digerir, eliminando por completo el mal aliento posterior. Por estas novedosas cualidades, el ajo negro comenzó a ser ampliamente conocido en todo Japón y actualmente es consumido por más de 15 millones de personas de ese país. En Occidente su comercialización es más reciente. Sin embargo, ya cuenta con miles de adeptos en este continente.

Un plus de energía

Una de las bondades más destacadas de este alimento es que es un poderoso energizante natural y un vigorizante corporal. De hecho, sólo un diente de ajo negro contiene la misma energía que una cabeza de ajo común. Por este motivo, se recomienda consumirlo en ayunas y antes de prácticas físicas o importantes actividades de desgaste intelectual. Se estima que su poder energizante dura aproximadamente 8 horas. Por otra parte, el ajo negro también es famoso por su gran contenido en aminoácidos esenciales. Estas son sustancias que el organismo no puede generar por sí mismo, por lo que debemos incorporarlos a través de la alimentación. La falta de los mismos baja las defensas, haciéndonos más vulnerables a las enfermedades y genera estados de decaimiento.

Existen 20 aminoácidos, de los cuales el ajo negro aporta 18. Entre ellos se destacan la Isoleucina y la Leucina, que intervienen  en  la  formación  y  reparación del tejido muscular; la Licina que favorece la reparación de  tejidos, los anticuerpos del sistema inmunológico y  la síntesis de hormonas; la Metionina, que colabora en la síntesis de proteínas; la Fenilanina que  interviene en la producción del colágeno, fundamentalmente en la estructura de la piel y el tejido  conectivo; la Treonina, que ayuda al hígado en sus funciones de desintoxicación; y la Valina  que estimula el crecimiento y reparación de los tejidos,  el mantenimiento de diversos sistemas y balance de  nitrógeno.

Propiedades nutricionales del ajo negro a tener en cuenta

  • Muy rico en proteínas: ayudan a regenerar y fabricar nuestros tejidos.
  • Alto contenido en vitamina C: nutriente esencial con reconocida acción antioxidante.
  • Elevada cantidad de antioxidantes: útiles para reducir y neutralizar la acción de los radicales libres, así como retrasar el envejecimiento celular.

Cómo comer el ajo negro

Lo más aconsejable es consumir entre 1 a 3 dientes de ajo negro diarios, preferentemente por la mañana antes del desayuno y siempre alejados de los horarios de sueño.

Los beneficios del ajo negro más importantes

La diferencia del ajo en sí mismo con el ajo negro es que este último aumenta las propiedades antioxidantes y es una buena fuente de proteínas naturales. El ajo negro no solo conserva las mismas propiedades medicinales y nutritivas que el ajo común, sino que las supera.

Ayuda a reforzar el sistema inmune

De la misma forma que ocurre con el ajo común, el ajo negro es muy útil a la hora de reforzar nuestro sistema inmunológico de forma totalmente natural, por lo que se convierte en una opción excelente cuando necesitamos fortalecer y aumentar las defensas.

Sobre todo, su consumo se recomienda en los meses de otoño e invierno y en los cambios de estación, momentos del año cuando nuestras defensas suelen debilitarse un poco. No obstante, por su increíble riqueza nutricional es aconsejable consumirlo con regularidad durante todo el año

Útil para reducir el colesterol y los triglicéridos

En caso de tener colesterol alto y también niveles elevados de triglicéridos, el consumo regular de ajo negro es adecuado para reducir los niveles altos de grasas en la sangre, El contenido de polifenoles es significativamente mayor, eficaz para inhibir la oxidación del colesterol, la generación de oxígeno activo y la prevención de la esclerosis arterial (arteriosclerosis).

Increíbles beneficios antioxidantes

Como te comentábamos brevemente en las líneas anteriores, el ajo negro destaca por contener más antioxidantes que el ajo común. Esto significa que es un alimento excelente para reducir la acción de los radicales libres, retrasando el envejecimiento celular y ayudándonos a prevenir enfermedades crónicas y graves.

Un buen energizante natural

Aunque no lo creas, si necesitas un aporte extra de energía ¿sabías que el ajo negro puede convertirse en tu aliado, y serte de gran ayuda? Lo cierto es que el ajo negro es un maravilloso energizante natural, muy útil para deportistas, atletas de alto rendimiento y estudiantes.

Aliado contra el estrés, la ansiedad y la depresión

El ajo negro es rico en determinados nutrientes esenciales útiles en caso de ansiedad, estrés y depresión, por lo que un consumo regular de este alimento es especialmente adecuado cuando se sufre algún problema emocional, al ayudar a combatirlos naturalmente.

El ajo negro podemos usarlo para condimentar diferentes platos, para aderezar salsas y también para degustarlo untado en pan, en tostadas.

Mediale

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.