….Por Vivian Borchers

Según conocimientos tradicionales provenientes de oriente, nuestro sistema energético llamado aura, está constituido por siete chakras principales o centros de energía que se encuentran ubicados a lo largo de nuestra columna vertebral y que son los encargados de irradiar la energía que forma nuestra aura. Cada chakra genera una capa del halo energético que rodea a cada persona, el cual tiene entonces siete capas que se entremezclan emitiendo una vibración que identificamos como el color base de nuestra aura.  Chakra significa rueda en sánscrito, por lo cual se presume que tienen forma circular y que giran al emitir y percibir energía.

Si bien no existe evidencia científica que avale este conocimiento sobre los chakras, en el año 1939 el señor Kirlian al realizar ciertos experimentos electromagnéticos, se percato de un halo de luz que rodeó su mano al recibir una descarga eléctrica, lo cual lo llevó a desarrollar la conocida máquina para fotografiar el aura de las manos de una persona. En la actualidad, la computación ha permitido desarrollar sistemas que permiten predecir el funcionamiento del sistema energético de una persona, a través de medidas realizadas por un sensor en el cual se apoya la mano y que funcionan basados e el principio descubierto por Kirlian.

El aura que rodea nuestro cuerpo físico refleja nuestra energía de fuerza de vida, está en constante cambio, registra y contiene  información referente a nosotros mismos, e indica las distintas condiciones en las que se encuentra un ser humano. A través de sus colores, forma y tamaño el aura nos revela la personalidad, las emociones, o situaciones que tienen relación con nuestra vida actual.  Conocer los colores de nuestra aura y su interpretación,  constituye una oportunidad de abrirnos al conocimiento de nuestra energía personal, de nuestra sabiduría interna y un gran apoyo a una terapia alternativa y camino espiritual que estemos realizando.

La forma, el tamaño, y la intensidad del color de cada chakra reflejan los diferentes estados físicos, emocionales, mentales y espirituales dentro de su aura.  Chakras circulares, de formas definidas muestran un centro de energía o sistema equilibrado. Por el contrario,  chakras no circulares, difusos, muestran un desequilibrio en sus centros energéticos.

A cada chakra se le asigna un color básico y son visualizados como flores de loto con distinta cantidad de pétalos. El tamaño y frecuencia vibratoria de los chakras, determinan la cantidad y la calidad de las energías que absorben y emanan.

El aura contiene información sobre la  energía de cada persona y puede ser observada con mayor o menor detalle por personas psíquicas, por personas que se adiestren aprendiendo las técnicas adecuadas o se puede tomar una foto de aura mediante una máquina especial llamada espectrómetro.

No existen auras buenas o malas, pues su color  representa el estado de ánimo, la vitalidad y los estados emocionales que una persona se encuentra experimentando. Cuando estamos tranquilos y nos sentimos plenos, nuestra aura tiende a expandirse y a brillar, cuando nos sentimos estresados y cansados nuestra aura se torna opaca y disminuye su tamaño.

El color básico de un aura nos indica los procesos de vida que la persona está viviendo, el color estará definido por la energía del chakra que la persona está desarrollando con mayor energía. De esta forma, un aura amarilla representará a una persona racional, perfeccionista, que disfruta de los desafíos y los logros. Por el contrario un aura celeste o azul claro representará a una persona soñadora, idealista, muy imaginativa.

Todos los colores de aura son perfectos y no hay uno que sea más ¨elevado¨ que otros, si tuviéramos que definir de alguna manera la calidad de un aura podríamos decir que la meta es llegar a alinear nuestros chakras, esto significa que todos ellos giren en armonía sin bloquear las energías o sobrecargar a un chakra en específico.

Somos seres en evolución y estamos continuamente cambiando, cuando estamos abocados a un proceso solemos poner mucha energía en ello. Por ejemplo, alguien que está muy enamorado puede descuidar su trabajo o alguien que está muy dedicado a desarrollar su espiritualidad puede olvidar de los detalles del mundo concreto. De esta forma la energía de nuestros chakras se desalinea.

Según el conocimiento tradicional que se tiene sobre los Chakras, existen siete principales que se ubican a los largo de la columna. También existen chakras secundarios en otras zonas del cuerpo como son las manos y los pies y en muchísimos otros puntos más, se puede decir que cada célula del cuerpo es un chakra.

Cada chakra gobierna la energía de cierta zona del cuerpo y están asociados a ciertos procesos emocionales, mentales, físicos y espirituales.

Los siete chakras principales son los siguientes:

  • Chakra 1 o chakra basal, llamado también chakra de la sobrevivencia, está ubicado en la base de la columna, representa la energía vital, la actividad física, la sexualidad en el hombre, la relación más básica que tenemos con la energía de la tierra. Su color base es el ROJO.
  • Chakra 2 o chakra del ombligo, llamado también chakra emocional o del yo siento, está ubicado un poco más abajo del ombligo, representa las relaciones, la sexualidad femenina, los órganos reproductores, la creatividad, nuestro deseo de hacer familia. Su color base es el NARANJO.
  • Chakra 3 o chakra del plexo solar, llamado también chakra de la acción o del yo hago, está ubicado debajo de las costillas y representa la voluntad, la capacidad de acción, la actividad mental y racional, el poder personal. Su color base es el AMARILLO.
  • Chakra 4 o chakra del corazón, llamado también chakra del amor o del yo amo, está ubicado en el centro del pecho, representa el amor incondicional, a nosotros mismos, a la existencia, a los demás. Se dice que es el asiento del alma y el chakra portal que nos permite desarrollar los chakras superiores. Su color base es VERDE o ROSADO.
  • Chakra 5 o chakra de la garganta, llamado también chakra de la comunicación o del yo comunico, está ubicado en la garganta, representa la capacidad de expresar nuestros sentimientos, de comunicarnos, de escuchar al otro y de crear nuestra realidad. Si color base es el AZUL.
  • Chakra 6 o chakra del tercer ojo, llamado también chakra del yo veo, está ubicado en el centro de la frente, representa la capacidad de visión, de captar información no verbal, de clarividencia e  intuición. Su color base es el VIOLETA.
  • Chakra 7 o cChakra 7 o chakra de la coronilla, llamado también el chakra del yo soy, está ubicado justo sobre la cabeza y apunta hacia arriba, corresponde a la mente superior, a la capacidad que tenemos de sentirnos conectados con un propósito superior. Su color base es el BLANCO.

Cuando estamos tranquilos y en armonía los chakras se alinean emitiendo cada uno de ellos igual cantidad de energía. Cuando los aprendizajes gobernados por un chakra están demandando mucha energía entonces el aura se tiñe del color del chakra y define de esa manera las características de la personalidad.

Vivian Borchers

www.despertardivino.cl

Valdepeñas 320

Las Condes

09 95190720

Paimún

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.