Con nadie pasamos tanto tiempo como en nuestra propia compañía: 24 días, 7 días a la semana. La relación con uno mismo es la más permanente y la más importante de toda la vida. Y aun así muchas veces no nos queremos. Por mi trabajo como terapeuta y coach, creo que la razón se debe a las exigencias autoimpuestas. Pensamos que deberíamos ser de tal o cual forma o tener ciertos logros y convertimos nuestros deseos en exigencias. O cumplo lo que quiero para mí o no valgo. Nos comparamos con los demás y empezamos a medir nuestro valor en función de una lista de requisitos ensalzados por la sociedad. ¿Soy atractivo? Si es así, me anoto un punto a favor. ¿Tengo pareja? Otro punto. ¿Tengo estudios? Sí, pero no los suficientes; punto en contra. ¿Tengo un buen trabajo? Otro punto negativo. ¿Soy exitoso? ¿Tengo amigos? ¿Poseo salud? ¿Tengo una familia unida y cariñosa?

Hay dos problemas fundamentales con este método de medir el valor de las personas. El primero es que la lista es interminable. Siempre habrá algo más que ser, que tener, que mejorar. Si estoy soltera, puedo pensar que me sentiré feliz cuando tenga pareja. Cuando la tenga, quizá no me sentiré satisfecha hasta casarme. Si es que lo hago, quizá más adelante no me sentiré realizada hasta no tener hijos. Cuando los tenga, será absolutamente imprescindible que sean sanos y respetuosos, de lo contrario tampoco estaré bien. El problema no está en desear una u otra cosa; es perfectamente válido y humano tener deseos. El problema es la ilusión de pensar que algo en el futuro será lo que me hará feliz y sentirme bien conmigo misma. No funciona de esa forma. Siempre habrá algo que no esté acorde a la fantasía ideal que hemos elaborado para nosotros.

El segundo problema es que creer que algo externo nos dará valor es erróneo. Nos equivocamos al pensar que el valor de las personas está fuera de ellas mismas, por ejemplo en sus logros, en su riqueza o en su atractivo físico. Esto queda demostrado fácilmente al contemplar un bebé. Un bebé no tiene estudios, ni profesión, ni dinero, ni pareja. Tampoco sabe hablar ni responde a los cánones de belleza establecidos; es decir, no tiene “logros” en el sentido que entendemos la palabra y sin embargo, es valioso, valiosísimo. Sus padres probablemente darían la vida por él; cualquier bombero se lanzaría de lleno a rescatarlo; cualquiera de nosotros si lo viera en peligro trataría de ayudarlo.

Se ve de manera tan clara que el valor de los seres humanos viene del interior en el caso de un bebé, sin embargo se nos olvida en el caso de los adultos, especialmente cuando se trata de nosotros mismos.

Constantemente nos comparamos y caemos en la trampa de pensar que nos falta “algo”. Que si tuviéramos “eso” seríamos felices al fin y nos querríamos. Como otras personas han logrado lo que deseo y no yo, empezamos a culparnos, a creer que hay algo defectuoso en nosotros. “No soy lo suficientemente inteligente”. O guapo. O exitoso, atractivo, trabajador… En definitiva, no soy suficiente.

Hoy quiero decirte que sí eres suficiente. Naciste suficiente. Que haya aspectos de tu vida que desees mejorar o metas que quieras cumplir, no significa que no lo seas. No necesitas exigirte una media naranja, un mejor trabajo, un físico más atractivo para sentir que vales. Así tal como eres vales. Ya eres completo. No necesitas regirte por la lista de exigencias sociales para gustarte a ti mismo. No necesitas esperar al futuro o a “ser más” para empezar a amarte. Puedes hacerlo hoy, desde ya. Puedes elegir tratarte con amabilidad, darte ánimos, cuidar la armonía de tu cuerpo y de tu mente. Puedes orientar tus acciones para tratarte como lo haría el mejor y más leal de tus amigos, aquel que te ama de forma incondicional y quiere siempre lo mejor para ti.  ¿Te imaginas cómo sería tu vida si en vez de ser tu crítico más despiadado fueras tu mayor apoyo? ¿No crees que cambiaría para mejor? Vale la pena averiguarlo.

 

Valeria López Báez – Directora de Positivamente http://www.positivamente.cl

Coach, terapeuta de hipnosis y docente titulada de la Universidad Católica; posee además un diplomado en Meditación y Psicoterapia.  Tiene más de 10 años de experiencia facilitando talleres en el área de la salud emocional y atendiendo pacientes en su consulta privada. Le encanta ayudar a mejorar el ambiente laboral de las empresas y la calidad de vida de las personas.

 

Mediale

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.