Saber cómo protegerse es esencial para disfrutar de esta actividad durante los meses de verano.

Con la llegada del verano y el calor, muchos optan por exponerse largas horas al sol para lograr ese bronceado tan deseado, pero no todos tienen consciencia de lo dañino que puede resultar si no se toman las debidas precauciones.

Lo primero es saber qué tipo de piel tenemos, así la protección se ajustará a nuestro nivel de tolerancia frente al efecto negativo del sol y no cometeremos abusos”.
La radiación solar está formada por un 50% de rayos infrarrojos, responsables del calor y el envejecimiento; un 47% de los rayos portadores de la luz, y el 2% corresponde a los rayos ultravioleta (UV-A, UV-B y UV-C). Y aunque el porcentaje es menor, no se debe descuidar, ya que éstos son los causantes de las quemaduras y el cáncer de piel.
Sostiene que el error más común es no protegerse los días nublados, “la radiación solar es capaz de traspasar al 40% las nubes y éstas crean un efecto lupa con el sol. Uno no debiera salir de su casa sin aplicar protector solar, aunque no vaya a tomar sol directamente”.
También indica el especial cuidado que se debe tener con los niños, “los menores de tres meses no deben ser expuestos a los rayos solares y los menores de cinco siempre deben salir al exterior con protector solar”.
Consejos para cuidarse del sol 
  • La primera semana no se debe tomar el sol directamente durante más de 15 minutos.
  • El bloqueador se debe aplicar media hora antes de empezar a tomar sol y reaplicar cada vez que se salga del agua. Poner especial atención en los labios y ojos, protegiéndolos con labiales y gafas.
  • Se debe cuidar que la cabeza y principalmente las personas calvas, no estén expuesta al sol por mucho tiempo, ya que pueden sufrir de insolación, mareos y vómitos.
  • Al exponerse al sol durante el embarazo o la ingesta de anticonceptivos, aparecen manchas antiestéticas que luego no desaparecen.
  • Aunque el cabello protege del sol, también se reseca por lo que – en lo posible – se debe cuidar con cremas especiales.
  • Una vez en casa se debe tomar un baño para limpiar la piel eliminando restos de cloro de las piscinas o sal del mar y luego aplicar abundante crema hidratante.
  • Durante los meses de sol es aconsejable aumentar la ingesta de vitaminas consumiendo frutas como las naranjas, cerezas y zanahorias, que ayudarán a conservar el color y protegerán la piel de las agresiones externas.

Mediale

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.