Para que las cenas de fin de año no te caigan tan pesadas que provoquen que al día siguiente te sientas pesada, con el abdomen hinchado, con gases e indigestión, o que te cueste trabajo cerrar tus pantalones, te sugerimos seguir estos consejos para evitar el estómago inflamado en Navidad.

1. Prepara a tu estómago con probióticos

Son excelentes para poner a trabajar la flora intestinal y para que luche contra los agentes inflamatorios. Lo ideal es que los consumas durante tres o cuatro días antes de las fiestas navideñas. El yogur griego y el kéfir son buenas fuentes de probióticos. O bien, puedes encontrarlos en sobrecitos con polvo en las farmacias.

2. No te mueras de hambre durante el día

Saltarte el desayuno o las colaciones habituales del día no solo provocará que se te inflame el estómago, sino también que llegues con demasiada hambre a la cena y se te antojen más los platillos grasosos o altos en carbohidratos. Comer proteínas a lo largo del día, frutas y agua natural te ayudará a controlar estos atracones.

3. Bebidas antiinflamatorias

Evitar los refrescos y limitar las bebidas alcohólicas te ayudará a que tu abdomen no se infle. En cambio, te sugerimos optar por estas alternativas.

Vinagre de sidra de manzana con jugo de limón: El ácido acetálico del vinagre de manzana junto con el limón ayudan a eliminar toxinas y a reducir la retención de líquidos.

En un vaso con agua, agrega una cucharada de vinagre de manzana el jugo de 1 o 2 limones, mezcla y bebe antes de la cena.

Té verde o de cúrcuma: El té verde está lleno de antioxidantes que disminuyen la inflamación. Bebe de 3 a 4 tazas a lo largo del día (sin azúcar) para un mejor efecto.

La curcumina, sustancia de la cúrcuma reduce la producción de una proteína que causa la hinchazón y fortalece el sistema inmune. Puedes beber dos tazas de té de cúrcuma antes de la comida o usarla como especia para espolvorear a tus platillos.

4. Más de la mitad de tu plato debe contener vegetales

Algunos nutricionistas recomiendan que entre el 60 y 80% de lo que sirvas en tu plato sean vegetales, ya sean crudos o cocidos, y especialmente que incluyas los de color verde (lechuga, espinaca, brócoli, alcachofa…), pues estos son ricos en magnesio, mineral que reduce la inflamación.

5. Evita combinar ciertos alimentos

Lo sentimos, pero comer pan con el pavo alentará el tiempo de digestión, lo que conllevará a una mayor inflamación del abdomen. Esto porque los alimentos de origen animal tardan en digerirse entre 4 y 5 horas, en tanto los almidones, como el pan, papa o arroz, necesitan de 3 a 4 horas para salir de tu estómago.

En este caso, una mejor combinación sería: pavo con ensalada de vegetales o pasta con vegetales al horno.

6. Incluye frutas y vegetales de tonos púrpura

Como el betabel, uvas moradas, moras azules, higos o berenjena, los cuales tienen antiocianinas, compuesto que disminuye la proteína C reactiva, misma que podría inflamar tu vientre.

7. Semillas y frutos secos en tus comidas

Espolvorear nueces, almendras, cacahuates, pistaches, chía o semillas de girasol a tus ensaladas navideñas, además de disminuir la inflamación, harán que tengas menos antojos en la noche. En la India, por ejemplo, se acostumbra comer unas pocas semillas de hinojo después de la cena para combatir la retención de líquidos e inflamación estomacal.

8. Limita los lácteos

Especialmente si tienes intolerancia a la lactosa, ya que uno de sus síntomas es la inflamación estomacal, incluso diarrea. Así que, si vas a comer la tradicional ensalada de manzana navideña, trata de que sea solo un vaso pequeño o preparar alguna de estas recetas.

9. Poca azúcar y poca sal

Es difícil resistirse a los pasteles, galletas, pays o botanas saladas que hay en la mesa de Navidad y quizás no esté mal comer una pequeña porción, sin embargo, cuando te excedes en estos alimentos ten por seguro que al siguiente día te sentirás inflamada o con acidez en el estómago.

10. Muévete después de comer

¡No te quedes sentada! Usualmente en las cenas de Navidad o Año Nuevo las personas se van directamente de la mesa al sofá para charlar, ver la televisión o revisar su teléfono celular. Sin embargo, lo que tu estómago necesita es que te muevas para lograr una buena digestión, sobre todo después de una comida abundante. Puedes empezar por ayudar a recoger los platos, lavarlos, salir al patio o a tu vecindario a caminar, o poner música para bailar.

Lahsen1

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.