No debemos tener miedo a conocernos a nosotros mismos. Esto hará que pensemos con mayor claridad, que entendamos nuestras emociones y nuestras relaciones con otras personas. Tómate un tiempo para apreciarte y valorarte como es debido.

Cuidar de nosotros mismo es escucharnos con atención. Saber qué queremos, qué es aquello que necesitamos, qué sentimos o qué pensamos.

A veces, el silencio nos da miedo dentro de esta vida tan ruidosa. Sin embargo, en estos momentos nos miramos de frente y aprendemos a conocernos de verdad.

Consejos para cuidar de nosotros mismos

¡Es hora de quererse!

Quiérete, ámate con todas tus fuerzas, valórate. Cada persona es un ser único e irrepetible, no hay nadie como tú.

Puedes tener ciertos puntos en común con otras personas, pero también muchas diferencias que te hacen tener tu propia esencia.

Aprende a expresarte

Aprende a expresar tus sentimientos, tus emociones y tus pensamientos. Son la fuente de tu ser, los que te configuran como persona y permiten que te relaciones con los demás.

Es muy difícil saber qué siente, piensa o quiere alguien si no lo expresa. Puedes comenzar por hacerlo tú mismo.

Conoce a tu pensamiento

Nadie más que tú mismo tiene el control sobre sus pensamientos. Tú puedeselegir qué decisión o actitud tomar.

Además, si quieres claridad al solucionar problemas o tomar importantes decisiones, debes saber cómo piensas. Cuidar de nosotros mismos también es saber dirigir nuestras vidas con conciencia.

Aprende a decir “no”

Di “no” a todo aquello que te parezca irracional, no pasa nada, solo tienes que empezar a entrenarte.

De hecho, la gente no puede obligarte a hacer cosas que no quieres o a salir cuando no tienes ganas. El respeto por uno mismo parte por escuchar a la propia voluntad y al propio corazón.

Sonríe

Busca el humor, invítalo a ser tu compañero. Mejora nuestra forma de pensar, nos fortalece y protege nuestra salud. Es una forma divertida y fácil de cuidar de nosotros mismos.

Ahora bien, puedes buscar películas chistosas para ver, leer revistas que contengan algo de humor o simplemente pasar un buen rato con tus amigos. Más que seguro que las risas aparecerán durante la velada.

Dedica tiempo a disfrutar

Algún hobby que te guste, te ayudará a sentirte bien. A veces nos abrumamos con el trabajo, los estudios, las exigencias de los demás.

Procura buscar algo que te guste hacer y te distraiga de los malos momentos. Puedes probar con el baile, la escritura, el ejercicio, hacer música. Todo depende de tus preferencias.

Mantén algunas relaciones con los demás.

Pueden ser familiares, o relaciones de amistad. Relacionarte con los otros es un modo de ir creciendo. Así, cuidaremos de nosotros mismos sin cortar lazos con las personas que nos rodean.

Siempre tenemos algo que aprender del que está al lado de nosotros. Si abrimos nuestra vida a otras personas adquirimos experiencia y afecto.

Aprende a relajarte

Practicar la relajación, meditación o respiración, ayuda a calmar tu mente, sobre todo en estos tiempos que corren de tanto estrés, y ruido. Conecta con tu interior y comienza a escucharte.

Haz ejercicio

Puedes salir a dar un paseo, coger la bicicleta, ir al gimnasio. Mantenerte activo es algo beneficioso tanto para tu cuerpo como para tu mente. Te ayudará a despejarte y a pensar más claro después.

Ayuda a los demás

No hay mayor satisfacción que dar a los demás, te sentirás tu bien y también ellos. A veces actos tan pequeños como escuchar a algún amigo que ha tenido problemas o llevarle un desayuno a una persona sin hogar, puede llenar nuestro corazón de satisfacción.

Tenderle una mano a otra persona nos nutre como humanos y creamos un mundo más bondadoso y amable.

“El respeto comienza con uno mismo” (Nathaniel Branden)

 

Paimún

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.