No hay que despreciar la posibilidad de ofrecer a nuestros nietos el amor incondicional de los abuelos Aunque en las familias hayan diferencias hay que dejar que el vínculo que se genera entre abuelos y nietos no se vea afectado. Los niños aprenden de los abuelos mucho más de lo que podemos imaginar; es un aprendizaje que fluye de forma natural e informal, la presencia, la complicidad, la ternura son para toda la vida.

Aunque la mayor parte de las veces los abuelos pueden mimar a los nietos, es reconocido por los psicólogos que los niños que crecen  con el afecto de los abuelos son más seguros. Ser  condescendientes con los nietos puede molestar a los padres porque  los abuelos no siguen las reglas que ellos han impuesto. Sin embargo se ha comprobado que los niños saben como comportarse  y como relacionarse con los demás según el adulto que esté con él. Ya desde el primer año de vida está consciente de lo que puede hacer en casa de los abuelos y que en su casa no puede hacer.

Los abuelos son un recurso porque saben entregar un cariño especial,  lleno de ternura, y de una entrega jocosa. Un amor que llevará al niño a sentirse seguro y libre para moverse en el mundo bajo la mirada atenta del abuelo.  Los niños que comparten con los abuelos son más imaginativos, necesitan menos juguetes y entretenciones; observar a la abuela que cocina, al abuelo en el jardín o arreglando algún artefacto de  la casa, salir a comprar el pan, son todos momentos que el niño disfruta, lo importante es darle la oportunidad de participar de estas actividades sencillas y diarias. Son actividades palcenteras para él. Los abuelos son un recurso inagotable y sin tiempo. No los desprecien.

Banner Choy Lee

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.