Decidir si se debe o no adoptar una mascota en una familia es una gran decisión. Pero una vez que llevas una mascota a casa, sin duda te enamoras de ella… los niños se enamoran de ella también. A veces te encuentras con problemas como que puede faltar tiempo para cuidarla o cuando se presentan gastos imprevistos en el veterinario, pero después todo eso se elimina cuando el animal muestra todo su amor incondicional.

Los beneficios de un animal de compañía para las personas siempre se han sabido, pero los beneficios para las personas con algún problema o trastorno también. Recientemente investigadores analizaron si habría algún beneficio específico en que los niños con autismo pudieran tener una mascota.

Un nuevo estudio, realizado por la doctora Gretchen Carlisle, del Centro de Investigación para la Interacción Humano-Animal del Colegio de Veterinaria de la Universidad de Missouri, apoya la idea de que la interacción con alguna mascota puede ser beneficiosa para muchos niños con autismo. Sin embargo, la investigadora también subraya que se necesita considerar detenidamente la susceptibilidad particular de cada niño y la dinámica de cada familia para considerar adquirir una mascota.

El estudio, publicado en Journal of Pediatric Nursing, encuestó a padres de niños con autismo sobre su interacción con perros. Aproximadamente dos tercios de las familias poseían un perro. De esta cifra, el 94 por ciento señaló que su hijo estaba fuertemente ligado con la mascota. Incluso en las familias que no tenían un perro, 7 de cada 10 padres dijeron que su hijo disfrutaba interacutar con perros.

En investigaciones anteriores, que involucraron a niños con autismo, se encontró que quienes tenían una mascota en la familia desde una edad joven tendían a tener mayores habilidades sociales. Además, otras investigaciones han mostrado cómo los comportamientos sociales en niños con autismo mejoran temporalmente después de un corto periodo de juego con un animal vivo, por ejemplo un cerdo de guinea. También se han observado resultados exitosos con programas de equinoterapia en niños con trastornos del desarrollo.

“Los niños con autismo podrían beneficiarse especialmente de interactuar con perros, lo cual puede darles una amor incondicional y sin prejuicios y compañía”, señala la doctora Carlisle.

Los padres deben evaluar cuidadosamente varios factores cuando consideran adquirir una mascota, entre ellos el nivel de sensibilidad de su hijo para que se adapten bien. “Traer un perro a casa en cualquier familia es un gran paso, pero para las familias de niños con autismo, adquirir un perro debería ser una decisión que se tome muy en serio”, señala la especialista. Por ejemplo, explica que si un niño con autismo se agita fácilmente o tiene sensibilidad al ruido podrían haber dificultades con un perro muy activo o que tenga tendencia a ladrar.

A pesar de que su estudio evalúa la interacción con los perros, la doctora Carlisle enfatiza que otras mascotas podrían tener una mejor adaptación para algunos niños en particular o sus familias.

El efecto de los perros y los gatos

En la investigación vieron que el efecto de los perros en los niños con autismo era que tenían mejores aptitudes sociales, a pesar de vivir con cualquier otra persona. Convivir con una mascota tenía un impacto positivo. Las investigaciones explicaron en los resultados que las mascotas ayudan a que los niños con autismo tengan mejores habilidades sociales. Cuando las mascotas están cerca de los niños parece que ellos hablan más y participan con los demás. Esto podría explicar por qué los niños que tienen una mascota en casa son más asertivos. Los niños con autismo no siempre conectan con los demás, pero si hay una mascota en casa estarán más unidos y serán más propensos a responder a las demandas del entorno.

Qué mascota es mejor para un niño con autismo

El mejor tipo de mascota dependerá de cómo sea el niño, pero se sugiere según algunas investigaciones que los perros y los gatos son la mejor compañía para los niños con autismo porque pueden proporcionar compañía y amor incondicional. Los perros pequeños y los gatos son los animales con los que pueden sentir una unión más fuerte.

Los niños con autismo son seres individuales y cada uno tiene su propia personalidad por lo que es muy importante que ellos también participen en la decisión final sobre qué mascota llevar a la familia. Si el niño es sensible a ruidos fuertes, por ejemplo, un perro que ladre mucho no será una buena opción. Si el niño tiene sensibilidad al tacto, la sensación al tocar al perro será también importante para ellos.

Muchos niños con autismo conocen las cualidades que quieren en un perro. Si los padres involucran a sus hijos en la elección del perro para la familia, será mucho más probable que los niños tengan experiencias positivas con los animales que son llevados a casa. Un animal no solo es una mascota, si decides llevarlo a casa y que conviva con vosotros, se convertirá en una parte especial de vuestra familia, ¡será parte vuestra!

Paimún

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.