…Por Revista Bienestar y Salud

Conservación de la vida

Cultura permanente

La Permacultura es básicamente un sistema de vida sustentable, centrado en trabajar con la naturaleza y no en contra de ella, que en su concepción -por los años 70-  hacía alusión a la agricultura permanente, pero que con el tiempo fue ampliándose a todos los ámbitos de la vida a través de la aplicación de éticas (cuidar la tierra, cuidar las personas y compartir) y principios de diseño en arquitectura, ingeniería, agricultura, comercio… Sostenida en pilares como la observación de ecosistemas naturales, la ciencia y el conocimiento de pueblos primitivos, la Permacultura -con una red mundial de practicantes- busca hoy más que nunca reducir los problemas ambientales y darle salud al ser humano. ¿Cómo se logra esto? ¿Qué futuro tiene? ¿Cuál es el ejemplo de Chile?

Tareas

Para Alejandra Guerra de Aibandu es primordial en primera instancia integrar tres aspectos: Medio Ambiente: ser consciente de los desechos, de los recursos energéticos y ayudar a la preservación de los ecosistemas;  Patrimonio: estar al tanto de las raíces culturales, históricas y naturales; y Economía: privilegiar lo local tanto de insumos como de mano de obra (trabajo asociativo). La esfera patrimonial ha sido una de las más desaprovechadas en nuestro país, por lo mismo, Jaime March de Lemulawen afirma que es vital “generar espacios de intercambio de saberes entre abuelos y abuelas de las naciones modernas y ancestrales y rescatar las sabidurías de sus sentidos para acercarnos a la comprensión de su Cosmovivencia en este mundo”.

Creatividad, Innovación, Emprendimiento

En un orden mundial dominado por una economía depredadora, cada vez más la Permacultura cobra protagonismo. Según Alejandra Guerra, son varias las políticas de gobierno, por el lado de la nutrición (Coma sano), turismo (sello sustentable) y otras áreas, que utilizan estos principios. “El sistema te habla de creatividad, innovación, emprendimiento. Todos ellos conceptos esenciales de la Permacultura. Lo que pasa es que se le llama sustentabilidad”. Las formas de financiamiento pueden tener distintos orígenes “queremos que el nuevo paradigma de vivir bien genere una transformación desde lo pequeño hacia lo grande, entonces, todos los medios son válidos. Desde crowdfunding, fondos gubernamentales, economías solidarias, cooperativas, auto-suficiencia, etc. La economía base siempre ha sido la siembra y el intercambio. Así nos financiaremos hasta la eternidad.”, explica Jaime March.

Vida sustentable

A diferencia de los asistencialismos, para la Permacultura es fundamental empoderarse y  “aprender a vivir”. Para esto, es esencial “volver a ser gente, a ser persona, a ser che. Siendo gente vamos a seguir los patrones naturales y viviendo con la naturaleza tendremos todo garantizado”, señala Jaime March. Como filosofía, la Permacultura tampoco tiene nada que ver con la competencia y el miedo “la realidad donde se inserta un estilo de vida sustentable se basa en la asociatividad, en lo local más que en lo nacional, en relaciones humanas armónicas y no en la inseguridad. Se basa más en los deberes que en los derechos. Por ejemplo, las playas son públicas pero mi deber es no ensuciarla”, ilustra Alejandra Guerra.

Revolución global

En estos momentos, las condiciones (o necesidades) para la implementación de la Permacultura a gran escala están dadas, asimismo, también hay muchas otras condiciones que faltan “en la medida que la sociedad siga colapsando, la gente va a comenzar a mirar alternativas como la Permacultura”… “un estilo de vida sustentable requiere profundas transformaciones en la persona. En temas de educación, si no hay una curricula que incentive la creatividad seguiremos con esquemas rígidos que fomentan la imitación y la competitividad”, dice Alejandra Guerra. Muchos permacultores e iniciativas de vida sustentable se están armando. GEN o la red mundial de eco aldeas que tiene miembros en todos los continentes. En las Américas es CASA -consejo de asentamientos sustentables de las Américas- y que tiene cobertura potente en Brasil, Colombia, Chile y México y con redes latentes en Costa Rica, Bolivia, Ecuador, Argentina, Uruguay, Venezuela. “Estamos en un momento único donde en todo el mundo se ha iniciado el llamado a la mayor revolución de la historia que es recuperar nuestra economía: la siembra y recuperar nuestra casa: lo que nos rodea como espacio común y los derechos de la madre Tierra es la voz y acción que hemos tomado para llevarlos a todos los ámbitos humanos”, asegura Jaime March.

El legado de Chile

Si bien lleva varios decenios, la actividad de la Permacultura en Chile sigue estando en pañales. Para Alejandra Guerra “la sociedad chilena aún está a nivel de Mall, de Farmacias, de Santiago es Chile, de cadenas de supermercados, de telenovelas”. Como en múltiples tiempos y facetas, nuestro país, para Jaime March, se ha enfocado en lo externo “Durante los últimos diez años se ha insertado un modelo muy colonial de Permacultura con saberes ajenos y extranjeros en vez de investigar y experienciar lo que ya hemos tenido siempre acá”, y pese a que existen distintos movimientos como respuesta a malos diseños y ordenamientos territoriales, agrega “nuestro gran desafío es poder generar más espacios de reunión e intercambio entre las distintas organizaciones”. Todo tiene su momento, dice Alejandra Guerra “Los que hemos optado por un estilo de vida sustentable tenemos una visión de ‘legado a las futuras generaciones’ y no solo desde el punto de vista de la naturaleza sino que también ‘que tipo de ser humano estamos procreando’ física, mental y emocionalmente”.

Algunos proyectos de Permacultura:

-Transformar las reservas de la biósfera y parques naturales o nacionales en territorio sagrado.

-Generar experimentos sociales en lugares naturales con cero uso del petróleo y con poco uso de agricultura y mayor uso de la recolección.

-Ayudar a tener partos respetados y silenciosos.

-Fomentar nuevos modelos educativos en casa y desarrollar escuelas de oficios nativos y modernos.

-Desarrollo micro granjeros que produzcan espirulina, chlorella y cianobacterias para mejorar las colaciones en las escuelas y oficinas.

-Recuperar procesos de fermentación en la alimentación y de recolección de semillas como kinwa, kiwicha y otros super alimentos en caso de catástrofe.

Lahsen2

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.