El Shiatsu, viene del antiguo Japón, y es una conglomeración de todas las técnicas de masajes de la antigüedad, en la que convergen las mejores maniobras para disminuir las dolencias del paciente y activar la auto sanación del cuerpo humano.

Básicamente, Shiatsu significa “presión con dedos en diferentes partes del cuerpo”, y este termino se explica básicamente en la practica. Cuando vemos a un experto en esta técnica aplicándola sobre un paciente, vemos como el profesional activa puntos sobre el cuerpo humano, y de está manera desencadena funciones de analgesia.

El Shiatsu es una técnica que se deriva de la masoterapia y que emplea no solo los dedos, si no también la palma de la mano, para ejercer presión en mayores áreas. Científicamente, el Shiatsu no está validado como mecanismo de analgesia, haciendo imposible obtener una confirmación objetiva de su funcionamiento, sin embargo, instituciones como la Cáncer Research UK, afirma que la aplicación de terapias alternativas derivadas de la masoterapia, promueve la mejoría en los niveles de salud de sus pacientes, y acredita que la aplicación de las mismas es altamente recomendada para los enfermos de cáncer.

Sin dudas, el Shiatsu puede ser aplicado a muchos tipos de enfermedades, y según la experiencia de los pacientes, el placer es instantáneo, en cuanto apoyan una mano en el cuerpo. Esta técnica de masoterapia esta totalmente indicada para dolores de espaldas, lesiones cervicales y rigidez de cuello (siempre que no sean bruzas para no poner en peligro la integridad de la médula y no generar lesiones nerviosas), para migrañas, para movilidad reducida, síntomas de asma, lesiones traumáticas ya sean deportivas o no, problemas digestivos y la depresión clínica. Ciertamente, todas estas indicaciones se pueden tratar de muchas maneras, pero la realidad es que el Shiatsu lo hace de una manera alternativa, no convencional, chocando con los paradigmas básicos de la medicina clásica.

El Shiatsu no posee contra indicaciones, es decir, no puede generar riesgo para ningún paciente, sin importar la enfermedad que el padezca, pero siempre y cuando este bien empleado, y no se efectué una mala praxis por parte del profesional. Por otro lado, es atendible que el Shiatsu no se pueda aplicar a personas con procesos de lesiones cutáneas, como heridas o ulceras, ya que la presión puede promover el sangrado y el dolor en el paciente. De todas maneras, el Shaitsu se puede aplicar en casi todos los casos, haciéndola una increíble técnica complementaria para cualquier terapeuta.

 

Lahsen2

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.