Por Marité Carril *

Hoy en día vivimos sobreestimulados, la demanda del día a día hace que estemos constantemente hiperactivos y con ello nos volvemos personas automáticas con  un aumento en el déficit de atención sin poder fijar los pensamientos, sin casi poder pensar en algo específico, nos sumergimos en  una incesante corriente de pensamientos que no paran, en su mayoría el  contenido de esos pensamientos no son reales, sólo son producto de nuestra imaginación y no somos consciente de ello. Pero este rumiar de pensamiento no sólo nos lleva a una realidad subjetiva, sino que trae un sin fin de consecuencias a nivel físico, como el estrés,  irritabilidad, falta de concentración etc.

La meditación contribuye de una forma eficaz a todo lo anterior, por otra parte los estudios pioneros que realizó el psicólogo e investigador Richard Davidson, han podido constatar los cambios a nivel cerebral que se consigue con su práctica. Posteriormente han sido numerosos  científicos que demuestran los nobles beneficios de ésta disciplina milenaria.

La meditación más conocida en occidente es la Atención Plena, Conciencia Plena o Mindfulness. Si bien, es una meditación budista la puedes aprender en forma laica, ha de aclarar que las personas que deseen enseñar ésta meditación, deben tener el conocimiento  para preservar la esencia y la finalidad de la técnica, de ésta forma podrá guiar adecuadamente al practicante.

El desarrollo de la atención es clave para aquietar la mente, ésta técnica sigue unos pasos predeterminados, con una mezcla de simplicidad, pero con efectos profundo.La pueden practicar profesionales, dueñas de casa, deportistas, estudiantes, embarazadas, personal sanitario, docentes y por supuesto niños.

Una mente adiestrada tiene conciencia de sí misma y  lo que surge de ella a cada momento, puede dirigir su pensamiento, desarrollar una idea, estar en el presente para tomar las decisiones adecuadas en el momento adecuado, puede razonar adecuadamente, saber cuando está en un pensamiento, en una emoción o simplemente contemplar la sensación que surge y se transforma a cada momento.Con una mente adiestrada podemos tener  tranquilidad interior, paz, podemos alcanzar la tan anhelada felicidad que emerge en forma espontánea y que no depende de un factor exterior.

 

 

 

*Marité carril es profesora de meditación , formada en Barcelona en retiros meditación con enseñanzas recibidas del venerable Lama Gueshe Lobsang Jamphel, y de su profesor laico de filosofía Budista y Meditación Mindfulness , Ferran Mestanza, en casa del Tíbet de Barcelona.Hace clases de meditación en Centro Kero, Santiago de Chile

 

 

 

Lahsen2

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.