El colesterol es una sustancia grasa que en sangre se une a otras sustancias, las proteínas. Aunque siempre que se menciona lo vemos como un problema para nuestra salud, lo cierto es que el colesterol es imprescindible para poder vivir y tiene unas funciones imprescindibles y bien definidas: con él se forman gran parte de las hormonas, se construyen los ácidos biliares (necesarios para hacer bien la digestión) y es necesario durante la edad de crecimiento para la producción de células en el cuerpo humano, entre otras funciones.

Tipos de colesterol

“El colesterol no viaja solo en la sangre, sino que se vehicula con ciertas lipoproteínas como son las lipoproteínas de alta densidad en el caso del buen colesterol, del HDL, o del malcolesterol, del LDL, en las lipoproteínas de baja densidad”.

Palma continúa explicando que el colesterol viaja dentro de estas moléculas consiguiendo así penetrar en los tejidos y ejecutar sus funciones. “Además de formar determinadas proteínas y hormonas, da estabilidad y firmeza a las membranas celulares, es decir, que sin colesterol no podríamos vivir y con mucho colesterol se ha visto que tampoco”.

Colesterol HDL

El colesterol HDL, conocido como colesterol bueno, debe su nombre a la unión del colesterol con la lipoproteína de alta densidad HDL.

Cuando se unen transportan el exceso de colesterol de nuevo al hígado para que sea destruido. Una vez que llega al hígado, o bien se almacena allí, o bien se expulsa al exterior a través de la bilis.

Colesterol LDL

Más conocido como colesterol malo. En este tipo el colesterol se une a las lipoproteínas de baja densidad LDL, encargadas de transportar el colesterol desde el hígado al resto de células de nuestro organismo.

Se le conoce como colesterol malo porque al unirse a la partícula LDL se deposita en la pared de las arterias y forma las placas de ateroma que dificultan el paso de la sangre y pueden llegar a provocar un infarto de miocardio.

Colesterol VLDL

El colesterol VLDL es el encargado de transportar los triglicéridos.

Colesterol total

Es la suma del colesterol HDL, LDL y VLDL.

¿Cuáles son los niveles de colesterol normales?

Cuando nos referimos a los niveles de colesterol, estos dependen de cada persona, de los factores de riesgo cardiovascular que tiene o de la edad, es decir, no hay una cifra estándar para todo el mundo.

Teniendo en cuenta que debe analizarse cada caso de forma particular, el vicepresidente de la FEC especifica que en el caso de los pacientes que tienen factores de riesgo cardiovascular importantes, como son tabaquismo, la existencia previa de infarto de miocardio, de angina, o de bypass ortocoronario, son hipertensos o diabéticos, el colesterol total ideal estaría por debajo de 200 mg/dl y el LDL, el colesterol malo, debería estar entre 70 o 75 mg/dl de sangre siendo además deseable que el HDL, el colesterol bueno, estuviese por encima de 45 mg/dl en los hombres y 50 mg/dl en las mujeres. “Sin embargo, esta cifra no es fácil de alcanzar”.

“Cuando estamos hablando de personas sin factores de riesgo importantes que llevan una vida sana, que no son hipertensos ni diabéticos, los niveles suelen tolerar una cifra de 220-230mg/dl siempre con un LDL deseable de entre 100 y 110 mg/dl de mercurio”.

¿Cómo podemos mantener los niveles de colesterol en una cifra adecuada?

“En Medicina, y hoy más que nunca, se trata de hacer un traje a medida para cada paciente, es decir, no todo vale para todos”.

En ese sentido, el vicepresidente de la FEC destaca que a una persona sin factores de riesgo y con un colesterol de 220 o 230 hay que recomendarle llevar una vida activa. “Que haga ejercicio físico, que siga una alimentación sana (básicamente estamos hablando de dieta mediterránea), que consuma alcohol con mucha moderación, no fume y se mantenga en el peso ideal, que consuma grasas vegetales del tipo del aceite de oliva (la mejor grasa monoinsaturada que existe)”.

En caso de que existan antecedentes de enfermedad cardiovascular u otros factores de riesgo asociados, no solamente hay que seguir estas recomendaciones, es decir, cuidar la dieta y realizar más ejercicio físico; si el colesterol no desciende con estos cambios del estilo de vida, el médico tendría que prescribirle alguno de los medicamentos que ayudan a bajar el colesterol.

“Los pacientes que tienen más riesgo (especialmente a partir de los 40 años) deben tener en cuenta y seguir estas recomendaciones, aumentar el consumo de verdura, de legumbres, de grasas vegetales, estar en normopeso y además evitar otros factores de riesgo como la obesidad, el sedentarismo, el estrés o el tabaquismo. Todos esos factores de riesgo se suman entre ellos al incluir el colesterol y todos potencian la posibilidad de que aparezca enfermedad cardiovascular”.

Por último, recuerda que a partir de los 40 años hay que hacerse controles de factores de riesgo cardiovascular, como pueden ser la toma de la presión arterial, medir los valores de azúcar en sangre o de colesterol.

Mediale

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.