Hay diferentes maneras de comerzar el día: levantarse rápido, meterse a la ducha, correr al auto y llegar donde nos esperen. O sentarse a tomar un buen desayuno, leer el diario y estar en calma. Aquí van algunos consejos que si se siguen cada mañana, se puede estar mejor, ya sea con o sin tiempo, con más energía el resto del día.

Tomar agua

Una de las primeras cosas que debemos hacer al levantarnos es tomar agua en ayunas. Esto tiene grandes beneficios para el organismo.

  • ayuda a tener una adecuada hidratación para el buen funcionamiento del cerebro
  • es esencial para que los riñones trabajen bien, ayudándolos a eliminar residuos a través de la orina
  • mantiene la elasticidad y tonicidad de la piel
  • actúa como lubricante para los músculos y las articulaciones.

¿Cuánta agua tomar al despertar? 1 o 2 vasos en ayunas. Luego hay que seguir hidratándose durante el día para llegar a los 2 litros.

Temperatura ideal del agua a tomar: Lo ideal es tomar agua a temperatura ambiente o tibia, y ojalá purificada.

¿Agua sola (o con gotitas de limón) en ayunas? Durante la noche el cuerpo pierde hidratación y es necesario reponer estos líquidos bebiendo agua a primera hora del día siguiente. Un vaso de agua tibia en ayunas limpia el cuerpo de toxinas, aumenta la diuresis y ayuda al funcionamiento de los riñones. ¿Por qué partir el día con agua? Al tomar agua favorecemos la eliminación de toxinas.

Ejercicios al levantarse

Para comenzar el día con mejor disposición y energía se pueden realizar los siguientes ejercicios:

  • estirarse como si se estuviese saliendo de la cama, incluso dando un pequeño bostezo, que permitirá estirarse aun más
  • mover los hombros suavemente, haciendo pequeños círculos hacia atrás
  • hacer pequeños ‘sí’ y pequeños ‘no’ con la cabeza, para relajar el cuello
  • apretar los ojos y soltarlos, arrugar la nariz y soltarla
  • abrir la boca muy grande como si se quisiera morder una gran manzana
  • empuñar las manos con fuerza y soltarlas por algunas repeticiones y luego sacudirlas por algunos segundos para darles más circulación

Lavarse la cara

Todas las noches la cara se limpia de manera profunda; se saca todo el maquillaje y grasa acumulada del día, así la piel se regenera, oxigena y amanece descansada y luminosa. Al levantarnos la mañana siguiente debemos lavar nuestra cara antes de ir a la ducha para despertar y hacer que piel reviva y se libere de los residuos de crema sobre la almohada, los pelos que bota el cuero cabelludo y el agua que pierde la piel mientras dormimos. Luego en la ducha podemos lavar la cara con alguna crema de limpieza.

Agua fría: estimula el flujo sanguíneo eliminando toxinas, conserva la hidratación y firmeza de la piel. Bota las toxinas que se depositan en la dermis, sella los poros y retiene los aceites naturales, reafirmando la piel.
Importante: hay pieles sensibles e irritadas que no toleran el agua fría.

Agua caliente: dilata los poros obstruidos, eliminando las toxinas. Ayuda a relajar y reducir el estrés de la piel.
Importante: la piel tiene unos aceites naturales que la conservan sana y protegida, sin embargo, al aplicar agua caliente las grasas se alteran y producen sequedad, irritaciones y la rosácea se activa.

Agua tibia: no tiene los efectos negativos del agua caliente, permitiendo que la piel conserve sus aceites naturales, manteniéndola hidratada y saludable. Es la mejor opción durante el invierno y cuando el agua fría no sea tolerada.

Respiración de león

La importancia de la respiración y cómo hacerla cada mañana:

¿Qué es? Esta respiración de león o también conocida como simha pranayama es un método de respiración que incluye una exhalación vigorosa.

Algunos de sus beneficios son:

  • alivia la tensión que se produce en las mandíbulas debido al rechinamiento de los dientes
  • evita que la garganta se caiga con la edad
  • la lengua se estira y ayuda a que aumente la circulación de la sangre a la garganta y lengua
  • libera la tensión acumulada en cuello y pecho
  • alivia el enojo y la frustración, promoviendo una vida saludable
  • mejora la postura y aumenta el nivel de confianza.

¿Cómo hacerla? Inhalar profundamente por la nariz, luego abrir bien la boca y extender la lengua hacia fuera para que toque el mentón y simultáneamente exhalar de manera poderosa, emitiendo un sonido como si fuese el rugido de un león.

¿Por qué es tan bueno hacerla al levantarse? Desintoxica y expulsa las toxinas de los pulmones.

Paimún

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.