Al momento de entrar en la vida laboral, algunos se plantean iniciar una rutina de gimnasio para compensar las horas que pasarán sentados frente a un escritorio. A pesar de que es lo ideal, muchas veces los ingresos, el tiempo o la familia impiden que una persona pueda inmiscuirse en una rutina con un entrenador certificado, en especial luego de un agotador día en la oficina.

El nutricionista y entrenador experto Benjamin Suyematsu diseña planes fitnesspara las celebridades en Hollywood, pero es consciente de que no todos sus clientes pueden adaptarse a más de cuatro horas de ejercicio ni a dietas con ingredientes orgánicos en su totalidad.

Para quienes son oficinistas, Suyematsu recomienda en sus publicaciones seis consejos para perder peso de forma natural estando sentado:

Invierte en ingredientes caseros

Al adoptar esta costumbre no sólo se ahorra dinero, sino que pueden escogerse con más detalles los ingredientes que conformarán la comida de la semana.

Suyematsu invita a priorizar las proteínas, no sólo son fáciles de cocinar, sino que aportan la energía necesaria para un día largo y conducen a la pronta saciedad. Por consecuente esto evita que se consuman colaciones excesivas o postres innecesarios.

Aguacates, frijoles, carne blanca, huevo: la diversidad en los alimentos ricos en proteína evitarán que caigas en el hartazgo.

Evita las comidas saludables que no disfrutas

De acuerdo a Suyematsu, un error común de las personas es saturarse de legumbres y frutas en su comida de oficina:

«No es que las coman porque quieren, generalmente las comen porque sienten que “deben” hacerlo. Sinceramente muy pocas personas disfrutan de comer sólo una ensalada. Este entremés nunca cumplirá la función de comida completa y al terminarla es muy posible encaminarse a la máquina expendedora de dulces en busca de saciedad».

Suyematsu invita a incluir verduras en la dieta, pero nunca colocarlas como platillo principal ni único. La diversidad es esencial para evitar atracones posteriores.

Mantente activa antes de entrar en modo “reposo”

Una vez que te sientas al escritorio, es muy difícil que vuelvas a levantarte (ahora sólo lo harás para ir al baño o por un vaso de agua). Por ello, Benjamin sugiere que los oficinistas se levanten al menos 30 minutos antes de lo acostumbrado. Una pequeña caminata antes de partir al trabajo activará la circulación y permitirá quemar las primeras calorías del día.

Si hay oportunidad de volver a caminar regreso a casa, mejor aún. Lo esencial según Benjamin es propiciar el movimiento de los músculos al menos por pequeños lapsos durante el día.

Opta por comer en compañía y tómate tu tiempo

Comer con prisas alterará la sana digestión. Según Suyematsu, todo trabajador debe darse el tiempo necesario para que su metabolismo procese adecuadamente los alimentos y el peso se mantenga estable.

Otro consejo al momento de la comida es hacerlo acompañado; en soledad se suele apresurar el proceso y se tiende a duplicar porciones.

Evita el “triángulo letal” en tus colaciones

No estamos hablando del “triángulo” de una rebanada de pizza, sino de sus tres ingredientes principales: harinas refinadas, embutidos ricos en sodio y grasas saturadas.

Suyematsu reitera que ninguno de estos alimentos tienen cabida en los snacksde la oficina y que deben ser reducidos al mínimo en las comidas principales. Todos estos ingredientes suelen poseer nutrientes nulos. Además, son ricos en componentes que estimulan el apetito y dan la sensación de nunca “tener suficiente”.

Toma mucha agua y olvídate de cualquier otra bebida

El agua es un gran aliado para mantener el apetito bajo control y su absorción es clave para que el sistema digestivo se mantenga activo.

Por su parte, las bebidas azucaradas (incluso las dietéticas) contribuyen a la retención de líquidos debido a su alto contenido en sodio. Por si fuera poco, los endulzantes de cualquier tipo contribuyen a despertar el hambre.

Las bebidas alcohólicas no sólo son inapropiadas por protocolo en el lugar de trabajo, aunado a ello son altas en azúcares. Una sola copa de vino tinto puede alcanzar 400 calorías, casi una “comida completa”.

Mediale

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.