JUDITH SOTO FUENZALIDA

COACH ONTOLOGICA Y TERAPEUTA HOLISTICA

 Uno de los 7  principios universales del Kybalión, el principio de la Correspondencia,  dice  “Como es arriba es abajo, como es adentro es afuera…” basada en esta premisa mi enfoque en el desarrollo de la conciencia busca ayudar a darnos cuenta que todo está dentro de nosotros mismos. Tal como tenemos toda la tabla  periódica de elementos químicos dentro de nosotros, aunque sea en una dosis infinitesimal, así ocurre con todo lo demás. Creámoslo o no, realmente somos seres divinos, hechos a la imagen y semejanza de Dios/Diosa, El gran Arquitecto, Lo alto, Ser Supremo, como le llamemos a esa energía que lo crea y mueve todo, esto  acorde a las creencias de cada individuo. Realmente cada cual va creando y construyendo su vida. ¿Pero que pasa que no siempre todo es tan maravilloso como quisiéramos?.

De manera abierta y por sobretodo de manera implícita, tácita,  existe la creencia que el ser humano es “malo” o “pecador” per sé, sólo por existir, es más ya  nació  en pecado; entonces todos los sistemas están diseñados desconfiando de él, no creyendo en  su inherente naturaleza bondadosa. También se considera que es pequeño e  insuficiente, logrando así despotenciarlo, bajándole su autoestima y valía personal,  debiendo buscar éste ayuda y protección fuera de sí, en instancias lejanas, volteando sus ojos hacia “arriba”, buscando afuera todo lo que tiene adentro, buscando muchas veces desesperadamente ayuda,  olvidando que es un ser divino, hecho a  “imagen y semejanza” de la divinidad, del TODO. Olvidando además  que el arriba y el abajo es sólo una convención, puesto que en definitiva todo está acá y ahora mismo, en tiempo presente.

Esta desvalorización y despotenciación del ser humano, ha ocurrido básicamente por el sistema de creencias y valores imperante, un sistema depredador, que busca la maximización a toda costa de los beneficios personales de unos pocos, un sistema de competencia, de lucha por el poder, también con muchas creencias de miedo, miedo a todo y por lo tanto una necesidad de protección. En el fondo ha existido una desconfianza básica en el ser humano, pensando que la persona común no sabe guiar su vida, no es lo suficientemente buena, que tiene que demostrar ante instancias fuera de sí mismo su valía personal, sus virtudes y buenas intenciones. Que necesitan reglas muy claras y una guía estricta.

Grandes filósofos como Aristóteles y también Platón creían en la inherente  naturaleza bondadosa del ser humano, posteriormente también Jean Jacques Rousseau afirmaba lo mismo. No obstante el desarrollo de la sociedad y sus creencias tomaron otro camino, un camino que fue marcado básicamente por el pensamiento religioso que llevó a lo dicho anteriormente, no debemos olvidar que actualmente existen aproximadamente 4.000 religiones en el planeta.

Ahora me referiré  Gurdjieff,  este Iniciado decía que a menor desarrollo de la conciencia existían  más reglas y leyes por las cuales se rige la persona, al ir despertando, lo cual es un proceso maravilloso, el individuo va liberándose de tantas ataduras y reglas. Para mayor claridad veamos un ejemplo: una persona que está en la cárcel lógicamente tiene todo reglado, limitado, a qué hora levantarse, que espacios puede habitar, donde puede o no puede ir, que comer, etc., en cambio una persona que no está encarcelada tiene muchas menos reglas que cumplir, su margen de libertad es muchísimo mayor. Así mismo ocurre en lo espiritual, al ir evolucionando una persona va saliendo de la cárcel del ego, se va sanando de emociones y creencias erróneas  y por lo tanto es más segura de sí misma, hace uso de sus potencialidades y capacidades creadoras, vive en mayor amor así mismo y a los demás y por lo tanto cada vez va siendo regido por menos principios. En un alto nivel, en un nivel supra-humano  un Ser se rige básicamente por dos principios, uno es el amor/compasión, partiendo por el amor a sí mismo que se va extendiendo como ya dije  cada vez más y más a los otros, a la naturaleza, al todo y el segundo principio es  el reconocimiento y vivencia del libre albedrío que todo ser humano tiene para experimentar su vida como desee,  acercándose así a percibir  e integrar dentro de sí a la conciencia divina.

Gurdjief en su planteamiento considera lo humano y lo supra-humano, llegando hasta el TODO, Dios/Diosa o la divinidad. Partiendo de 48 reglas o leyes que rigen al individuo,  a medida que éste desarrolla su conciencia va disminuyendo paulatinamente el número de reglas a los cuales se debe someter, pasando en un proceso evolutivo de lo humano a lo supra-humano  de  12, 7, 3, 2 principios  y finalmente la divinidad como totalidad que se rige sólo a una ley.  Ya que el todo o la divinidad es su propia ley, sólo se obedece a sí mism@.

Esta idea es más  fácil de comprender cuando pensamos en un niño, es chiquito y no puede hacer nada, prácticamente toda su vida está supeditada, controlada y dirigida por sus padres, va creciendo y ya puede salir con sus amigos a fiestas, elegir a que se dedicará en su vida, ya joven o adulto tiene su propia familia, cultiva un pensamiento propio, en fin es mucho más libre que cuando era bebé o un rebelde adolescente. En lo espiritual es lo mismo a mayor comprensión y desarrollo de la conciencia el individuo es más libre y por lo tanto también más auto-responsable. Va sanando su alma de las creencias limitativas, va trasmutando sus emociones inarmónicas en emociones armónicas y liberadoras, funciona más desde su ser interior y cada vez menos desde su ego, esto trae como consecuencia que se empodera de su valía como ser humano y a la vez de su ser divino, el amor a sí mismo se acrecienta, así también como su confianza  y autoestima. En el chamanismo se dice que uno no debiera querer nada para sí mismo,  que no quiera o desee para los demás, de manera natural en este desarrollo va incluido el otro. Una persona sana irradia su fuerza y su luz en el medio ambiente, no obstante siempre teniendo en cuenta que la responsabilidad por lograr avanzar en este proceso es plenamente individual.

Finalmente esta reflexión invita a liberarse de “protecciones externas” a “verdades que se nos imponen desde afuera”, a confiar  en uno mismo, a escuchar nuestro corazón, a liberarse del miedo, ya que el alimento principal del cual se nutre la sociedad, principalmente en la actualidad  es el miedo y por eso se paraliza el ser humano en su evolución. El miedo es la energía contraria al amor. No olvidemos que todo está dentro de nosotros y somos libres de decidir a que le daremos nuestra energía, nuestra fuerza y atención ¿acrecentaremos la luz o la oscuridad?. ¿La liberación o el sufrimiento?. Tú decides, todo está dentro de ti.

Correo electrónico: judithdelpilars@hotmail.com

Facebook: Judith Soto Fuenzalida Terapeuta Holista

Fanpage: Escuela de Conciencia Melinka Tulum

Youtube: Judith Soto Fuenzalida

Instagram: judithsotofuenzalidaterapias

 

Banner Choy Lee

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.